Generali Seguros 1

Historia de Generali: 190 años CONTIGO

#GeneraliArchive

Actuar en su entorno y anticiparse a las tendencias futuras, no sólo como aseguradora, sino también como innovadora social en las comunidades en las que opera, y encontrar las mejores soluciones para ser el Socio de por Vida de sus clientes: esto ha sido Generali durante 190 años. Una larga historia marcada por grandes y pequeños momentos, todos ellos unidos por un hilo conductor que describe una herencia única de conocimientos técnicos, experiencias e iniciativas empresariales, creada a lo largo del tiempo por empleados y agentes, que ha permitido al Grupo convertirse en una de las mayores empresas del mundo.

 

Una historia que hay que explorar, empezando por su fundación como Assicurazioni Generali Austro-Italiche el 26 de diciembre de 1831 en Trieste, por iniciativa del empresario Giuseppe Lazzaro Morpurgo. En poco tiempo se abrieron agencias en todos los estados italianos, en las principales ciudades del Imperio, desde Viena hasta Pest, y en los principales puertos de Europa. Y así, tres años más tarde, Generali obtuvo el permiso de las autoridades españolas para operar desde la ciudad de Barcelona.

 

La Compañía demostró desde el principio su capacidad de innovación e intervención en los mercados locales: en 1832, utilizó placas de identificación de incendios como sistema de geolocalización para indicar a los bomberos qué edificios estaban asegurados. En 1836, permitió la reconstrucción del Teatro La Fenice de Venecia, mediante su indemnización, después de que fuera destruido por un incendio.

 

En 1848, tras el estallido de la Primera Guerra de la Independencia italiana, la Compañía acortó su nombre a Assicurazioni Generali. En la Dirección del Véneto, en Venecia, los registros confirman que a partir de 1860 el símbolo del águila imperial fue sustituido por el león de San Marcos.

 

En 1851, Assicurazioni Generali adquirió la finca de Ca’ Corniani (Italia), recuperando de las tierras pantanosas una zona destinada a convertirse en una verdadera comunidad agrícola, que llegó a albergar a 3.000 habitantes, creando uno de los primeros ejemplos de bienestar empresarial, ofreciendo servicios sanitarios, cursos de formación, escuelas para niños e incluso un centro de recreo donde los habitantes podían reunirse. Una visión vanguardista de las empresas agrícolas basada en un modelo de desarrollo sostenible que continúa en la actualidad.

 

En la segunda mitad del siglo, Trieste protagonizó un rápido desarrollo económico, gracias al Ferrocarril Austriaco del Sur que la conectó con la capital, Viena, a partir de 1857, y a la apertura del Canal de Suez en 1869 (promovida por Pasquale Revoltella, director de Assicurazioni Generali), que aportó beneficios inmediatos al tráfico marítimo.

 

En 1877, Marco Besso creó el Grupo Generali y puso en marcha un amplio programa de desarrollo inmobiliario: en 1886 se inauguró la nueva sede en la actual Piazza Duca degli Abruzzi de Trieste, dotándola de iluminación eléctrica, una importante innovación en aquella época, y así continuó hasta principios del siglo XX, con numerosos edificios en toda Italia y en el extranjero. Entre ellos, las oficinas de Piazza Venezia en Roma y las de Praga, donde también trabajó el escritor Franz Kafka, quien escribió: “Quiero ver el mundo con Generali”.

 

En 1880, Generali puso en práctica sus conocimientos estadísticos pioneros, utilizando los datos y los mejores modelos demográficos de Europa, al tiempo que se desarrollaban la función y las herramientas de trabajo modernas del actuario.

 

En 1884, la sofisticada investigación estadística de la Compañía para los seguros de los daños del granizo también condujo a la creación de la infografía de la libertad exhibida en la Expo de Turín en 1884. Este fue el precursor del futuro Servicio Meteorológico Nacional, con una recopilación de datos basada en los informes de la red de agencias.

 

En 1893, Generali creó la revista corporativa más longeva de Italia, Il Bollettino, que sigue ofreciendo una visión de la actualidad y del futuro, ilustrando la transformación de las personas, la sociedad y la economía.

 

En 1898, una máquina automática expendedora de seguros de accidentes (Anonima Infortuni, Generali) relacionada con los viajes en tren permitió protegerse fácilmente durante los trayectos (estación Termini de Roma).

 

Durante la Primera Guerra Mundial, la Compañía se encontró dividida entre los dos frentes, pero gracias al certificado de nacionalidad italiana concedido a “Assicurazioni Generali di Venezia” en 1916 por el Gobierno de Roma, pudo continuar su actividad sin obstáculos en Italia.

 

Una vez finalizado el conflicto, la reorganización de la empresa fue encabezada por el presidente Edgardo Morpurgo en los estados formados tras la disolución de los imperios de Europa Central: ahora presente en cuatro continentes, en 1924 contaba con ocho sedes centrales en el extranjero, unas 60 sucursales y agencias en 30 países, y 16 filiales o empresas asociadas en Europa. Generali fue también un pionero de la tecnología: por recomendación del famoso matemático Bruno de Finetti, en los años 30 se introdujeron las nuevas calculadoras Hollerith y nació el centro contable eléctrico.

 

En el periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial, Generali compensó la pérdida de la organización y de los activos en los países de la Europa del Este, que pasaron a formar parte del bloque soviético, consolidándose en Europa Occidental y abriéndose al desarrollo en América Latina y Estados Unidos.

 

El Grupo siempre se adelantó a su tiempo: en los años sesenta entró en el sector de los riesgos espaciales, asegurando la Plataforma Santa Rita, primera plataforma de lanzamiento de Italia, y en 1963 creó en Francia Europ Assistance, la primera organización del mundo dedicada al rescate rápido de clientes en dificultades en el extranjero. Los años setenta se caracterizan por un intenso impulso de la innovación promovido por el Presidente Cesare Merzagora, antiguo Presidente del Senado, en diversos campos, desde las inversiones hasta los procedimientos administrativos y la comunicación: con la campaña “A partir de ahora, llámenos Generali”, el nombre de la empresa se hace más corto y atractivo, fácilmente reconocible y pronunciable en todos los idiomas.

 

En su 150º aniversario, Generali fue líder en el mercado italiano, encabezando un Grupo de 35 compañías de seguros y otras 67 empresas de primera línea en Europa. A mediados de los años 80, se puso en marcha un amplio proyecto de modernización tecnológica, con la instalación de miles de puestos de trabajo informáticos y la creación de una Intranet que conectaba todas las agencias italianas.

 

El horizonte se amplió de nuevo hacia Europa del Este y en la década de los 90 dirigió su atención hacia el Lejano Oriente, empezando por China. La adquisición de INA en el año 2000 reforzó su posición de liderazgo en Italia, posicionándose en el primer puesto en el mercado europeo de seguros de vida.

 

La importancia para el Grupo de los nuevos canales de distribución se confirmó al lograr posiciones de liderazgo en Italia, Alemania y Francia en la venta de pólizas por Internet y por teléfono.

 

En 2017, Generali ha puesto en marcha la iniciativa The Human Safety Net, cuyo objetivo es liberar el potencial de las personas que viven en circunstancias vulnerables.

 

En 2019, con el objetivo de desarrollar servicios y productos innovadores en el marco del Internet de las Cosas y de los seguros conectados, Generali se unió al ecosistema de soluciones para coches conectados del Grupo FCA, dedicado a la seguridad, el confort a bordo y la gestión remota de las funciones del vehículo.

 

En los últimos años, Generali ha continuado su desarrollo como uno de los principales actores mundiales en la industria aseguradora así como en la gestión de activos.

 

Con cerca de 72.000 empleados que atienden a 61 millones de clientes, el Grupo ocupa una posición de liderazgo en Europa y una creciente presencia en Asia y América Latina.