Infecciones bacterianas en la piel típicas de la edad pediátrica

Infecciones bacterianas en la piel típicas de la edad pediátrica

Infecciones bacterianas en la piel típicas de la edad pediátrica

JORDI SEGURA CORRALES

Dermatología Médico-Quirúrgica y Venereología

Las infecciones cutáneas en la edad pediátrica, sean bacterianas, víricas, parasitarias o fúngicas, pueden compartir características clínicas con las del adulto, aunque con frecuencia se presentan con patrones y expresividad típicas de la infancia, sea por el estado evolutivo de la piel, uñas y mucosas en conjunto, sea por el estado inmunológico en maduración del niño.

Incluso dentro de la edad pediátrica, no es lo mismo la piel del recién nacido, que la de un prepuberal, ya que al igual que otros órganos, la piel evoluciona a lo largo de la vida, cambiando su grosor, permeabilidad, reactividad al entorno, vascularización, secreción, y estado inmunológico.

Esto hace que sea mucho más frecuente encontrarnos con infecciones bacterianas y virales en la infancia que en los adultos.

A medida que se conforman diferentes aspectos de resistencia, permeabilidad e inmunología cutáneas, decrece la incidencia para dar paso a otras infecciones propias del adulto.

¿Qué causa las infecciones bacterianas de la piel?

Infecciones bacterianas en la piel típicas de la edad pediátrica
Estafilococo dorado 
Infecciones bacterianas en la piel típicas de la edad pediátrica
Estreptococo betahemolítico

Los agentes causales bacterianos más frecuentes son los estafilococos y los estreptococos. Ambos forman parte de la flora normal de la piel, aunque en ocasiones su sobrecrecimiento produce infecciones.

En situaciones de excesiva humedad, falta de higiene, pequeñas heridas, tratamientos inmunosupresores, y muy frecuentemente, en pacientes atópicos con la barrera cutánea incompleta o dañada, estas bacterias se convierten en patógenas iniciando la enfermedad infecciosa.

Te puede interesar: cómo detectar y tratar la dermatitis atópica en bebés

Tipos de infecciones bacterianas en la piel de bebés y niños

Impétigo común

“ Le han salido unas costras secas que le pican mucho y se rasca. Cada vez tiene más…”

Infecciones bacterianas en la piel típicas de la edad pediátrica
Infecciones bacterianas en la piel típicas de la edad pediátrica

Es una infección producida más frecuentemente por estreptococos betahemolíticos del grupo A, y estafilococos aureus.

Se presenta más habitualmente en épocas estivales, cuando hay más propensión a pequeñas heridas de la piel, ligeros descuidos de la higiene, y mayor contacto físico entre niños, apareciendo a veces en forma de brotes dentro de una comunidad infantil por su alta contagiosidad.

Lo podemos identificar por sus vesículas que pican alrededor de la boca, nariz, y extremidades, donde ha habido rascadas o picaduras previas. Las vesículas pasan a pústulas y finalmente al romperse, a costras amarillentas, que recuerdan a la miel seca.

El niño suele rascarse por picor que le producen, facilitando la extensión de la infección a otras zonas del cuerpo. No suele provocar fiebre, ni alteración del estado general, aunque en algunas ocasiones pueden tener los ganglios regionales inflamados.

Debemos diferenciarlo del herpes simple en su fase inicial, y de las infecciones por hongos en su fase más costosa.

Si es posible, mejor tomar una muestra para cultivo antes de iniciar el tratamiento dada la posibilidad de resistencias a los tratamientos habituales.

El tratamiento es con pomada antibiótica de mupirocina, ozenoxacino, o ácido fusídico. En caso de extensión generalizada de la infección debe añadirse tratamiento oral con derivados de la penicilina.

Se le llama Dermatitis o Eccema impetiginizado a aquella situación que se ha iniciado como una inflamación irritativa o alérgica de la piel que se ha sobreinfectado por estafilococos o estreptococos.

Se observa frecuentemente en pacientes atópicos, que por su condición de piel más sensible y pruriginosa, alteración local del sistema inmunitario y barrera cutánea incompleta, tienden a padecer este tipo de infección, extendido por el rascado como respuesta al picor que les produce la misma.

Impétigo ampolloso

“Han aparecido unas ampollas que crecen rápidamente, le pican mucho y algunas tienen pus”.

Infecciones bacterianas en la piel típicas de la edad pediátrica
Infecciones bacterianas en la piel típicas de la edad pediátrica

Parecido al impétigo común pero en forma de ampollas, con líquido transparente o purulento, debido a un estafilococo dorado que produce una toxina llamada exfoliatina.

Suele afectar a extremidades y extenderse rápidamente. El tratamiento es con antibiótico por vía oral. En ocasiones conviene realizar un cultivo de las fosas nasales ya que pueden ser el reservorio de estafilococos.

Estreptococo perianal

“Le pica mucho el ano, y casi no puede dormir”.

Más frecuente en bebés por el uso del pañal, y en niñas de 5 a 10 años.

Se presenta con un enrojecimiento de la zona alrededor del ano, con mucho picor, signos de rascado, incluso fisuras que pueden sangrar con la defecación.

Vuelve a ser el estreptococo el causante de esta afección, produciendo gran malestar al paciente. Puede confundirse con sobreinfecciones por cándidas (hongos), herpes simple, o infecciones parasitarias del intestino.

La infección se ve facilitada por las condiciones de humedad y maceración de la piel que circunda el ano. El tratamiento antibiótico adecuado, junto con las medidas de prevención resolverán el caso.

Qué tener en cuenta en un seguro

Forúnculo, foliculitis

“Tiene un grano muy grande, y le duele” “Le han salido muchos granitos pequeños con pus”

Infecciones bacterianas en la piel típicas de la edad pediátrica
Infecciones bacterianas en la piel típicas de la edad pediátrica

Infección de los folículos pilosos por estafilococo dorado, especialmente en zonas de fricción, sudoración y oclusión.

Más frecuentes en pacientes inmunodeprimidos. Se inicia con pequeños puntos purulentos en la base de un pelo de vello corporal, para conformar en ocasiones un gran absceso doloroso por la rotura de la unidad pilosebácea infectada. Pueden provocar fiebre.

Algunos casos de foliculitis pueden ser extensos y afectar a la zona del bañador, siendo causados por Pseudomonas. Se relaciona con baños en jacuzzis o aguas termales lúdicas.

Como en todos los casos de infecciones producidas por estafilococos, la mupirocina tópica es de primera elección.

Escarlatina

“Fiebre, dolor de garganta, lengua aframbuesada, y erupción general”

Infecciones bacterianas en la piel típicas de la edad pediátrica
Infecciones bacterianas en la piel típicas de la edad pediátrica

Tras un periodo de incubación de 3 a 5 días, el niño presenta dolor de garganta, lengua blancuzca con puntos rojos (aframbuesada), fiebre alta, vómitos, y una erupción de puntos rojos que se inicia en la cara, respetando la zona perioral, y extendiéndose hacia el tronco y extremidades, más evidente en los pliegues axilares y codos.

La escarlatina suele resolver con una descamación posterior de toda la zona afectada por la erupción.

Puede complicarse con otitis, faringitis, y afecciones renales en ocasiones. El tratamiento es con antibióticos derivados de la penicilina, ya que está provocado por un estreptococo.

Erisipela, celulitis

“Se le ha hinchado la pierna, está caliente y dolorosa” “Parece que le ha picado un bicho, y se ha hinchado mucho”

Infecciones bacterianas en la piel típicas de la edad pediátrica
Infecciones bacterianas en la piel típicas de la edad pediátrica

Siguiendo con las infecciones bacterianas de la piel, la erisipela es una afección cutánea de rápida evolución que afecta a la dermis, o la hipodermis (celulitis), provocada por estreptococos mayoritariamente.

Se observa una placa rojiza, hinchada y caliente, dolorosa al tacto. Suele afectar más a las extremidades inferiores, aunque no es raro ver casos afectando a la zona facial en los niños.

Puede acompañarse de inflamación de los vasos linfáticos, fiebre, y dolor local. La rápida instauración de un tratamiento antibiótico oral resolverá el proceso infeccioso.

Se produce cuando la bacteria ha conseguido llegar a las capas más profundas de la piel, una vez superada la barrera epidérmica, sea a través de una herida, como una picadura o un rasguño.

Dactilitis distal ampollosa

“Ampollas en los dedos sin haber tenido ningún traumatismo ni quemadura”

Infecciones bacterianas en la piel típicas de la edad pediátrica

Aparición repentina de ampollas dolorosas con contenido líquido o purulento en los pulpejos de los dedos, causado por estreptococos y estafilococos.

Puede ser la única expresión de la infección por estos microbios, a menudo confundido con ampollas por roce o quemaduras.

Eritrasma

“Manchas en las axilas” “Tiene pieles entre los dedos de los pies”

Infecciones bacterianas en la piel típicas de la edad pediátrica
Infecciones bacterianas en la piel típicas de la edad pediátrica

Manchas café rojizas en pliegues, sea axilar, inguinal, o incluso entre los dedos, producidos en esta ocasión por un microbio distinto: Corynebacterium minutissimum.

Más frecuente en adolescentes, aparece en zonas donde hay contacto entre piel y piel, humedad y calor. Si dispusieramos de una luz ultravioleta apreciaríamos las manchas de color rojo coral debido a los pigmentos propios de la bacteria.

A veces afecta a los espacios entre los dedos de los pies, produciendo picor, pudiendo ser confundido con infecciones por hongos. Los antibióticos tópicos suelen curar la infección, aunque en algunas ocasiones también se recurra a los antifúngicos tópicos.

Queratolisis punctata

“Doctor, le huelen mucho los pies, y me parece que van a ser verrugas”

Infecciones bacterianas en la piel típicas de la edad pediátrica
Infecciones bacterianas en la piel típicas de la edad pediátrica

Es una infección bacteriana de la piel en la planta de los pies producida por una flora mixta de microbios entre los que se encuentran los Corynebacterium, Micrococcus y Dermatophilus.

Más frecuente en niños y adolescentes. Su crecimiento se ve propiciado por la sudoración del pie, uso de calzado sintético y oclusivo especialmente deportivo que propicie mala aireación del pie.

Se aprecian multitud de pequeños hoyuelos sobre una placa de piel blanca, reblandecida, en la planta de los pies, especialmente donde hay mayor contacto con el calzado o el suelo.

No debemos confundir estos hoyuelos con las verrugas víricas. Estas bacterias se alimentan de las capas más superficiales de la piel, y en su degradación descomponen azufre que le da este olor tan desagradable a esta enfermedad.

El uso de antibióticos tópicos, junto con el cambio de las condiciones de humedad y oclusión del pie, solucionan el problema.

Como hemos visto, la piel de los niños puede representar un reto a la hora de diagnosticar correctamente una infección bacteriana cutánea. Consulta siempre con un especialista que te acompañe en el proceso de diagnóstico y tratamiento. Los seguros de salud GENERALI te ofrecen acceso a un amplio cuadro médico y pruebas diagnósticas que os pueden ayudar.

Y si quieres recibir más contenidos de salud como este, no olvides suscribirte a nuestro blog, ¡o síguenos en nuestras redes sociales!


Conoce todas las ventajas de nuestro seguro de salud
Conoce todas las ventajas de nuestro seguro de salud

Y elige el que mejor se adapte a ti y tu familia.

Contratar
Sé el primero en enterarte de las novedades en Salud con nuestra newsletter.
¡Suscríbete gratis!

Disfruta de las mejores ventajas y beneficios que ofrece el Seguro de Salud de GENERALI para ti y tu familia.

Este artículo tiene 0 comentarios

JORDI SEGURA CORRALES

JORDI SEGURA CORRALES

EXPERTO EN DERMATOLOGÍA MÉDICO-QUIRÚRGICA, VENEROLOGÍA Y CIRUGÍA DERMATOLÓGICA. FUNDADOR DE CLÍNICA DERMAS.
Dejar un comentario

Su email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *

Debe rellenar el campo "COMENTARIO".

Debe rellenar el campo "NOMBRE".


Debe aceptar la política de privacidad para poder comentar el artículo


Debe aceptar el envío de ofertas por parte generali a los datos proporcionados

Sé el primero en enterarte de las novedades en Salud con nuestra newsletter.
¡Suscríbete gratis!

¿Tienes alguna duda? Nuestros profesionales te ayudarán

¿Quieres calcular el precio del seguro de salud para ti y tu familia?

Búsqueda en Blog Salud Generali