Fiebre en niños: cómo actuar y detectar su gravedad

Fiebre en niños: cómo actuar y detectar su gravedad

Equipo GENERALI

Tu asesor de Salud

Parques, colegios, guarderías, las repetidas visitas al pediatra… Los niños suelen frecuentar lugares en los que hay una gran cantidad de virus y bacterias en el ambiente. ¡Por eso es importante cuidar su sistema inmune desde que son pequeños con una buena alimentación que les proteja! Aun así, su organismo es sabio y ofrece indicios cuando algo no va bien en su interior.

La fiebre en los niños es muy habitual, y normalmente es pasajera y no compromete su salud. Sin embargo, es importante conocer cómo funciona, cuál es la temperatura corporal normal de un niño o algunos tratamientos para poder bajar la fiebre.

¿Qué hacer si mi hijo tiene fiebre? ¿Cuándo se debe acudir al pediatra? No te pierdas todo lo que debes conocer acerca de la fiebre para saber cómo actuar.

¿Qué es la fiebre en niños y diferencia con la febrícula?

La fiebre es un mecanismo natural que activa el organismo para defenderse de infecciones que podamos estar alojando en nuestro interior. Por tanto, es un signo de que algo fuera de lo normal está ocurriendo en nuestro organismo. De hecho, la fiebre en sí no es perjudicial, lo que sí puede suponer un riesgo es la enfermedad que trata de combatir.

¿Ya sois papás?
Llamamos fiebre al aumento de temperatura corporal por encima de la habitual. Pero ¿por qué el cuerpo eleva su temperatura? Según los científicos, el calor ayuda a luchar contra los gérmenes ya que, a mayor temperatura, menos posibilidades tienen de sobrevivir.

Ahora bien, la febrícula y fiebre en niños son reacciones diferentes y, por tanto, se debe actuar de una manera adecuada en cada caso. Según la Real Academia de la Lengua Española, la febrícula es un aumento de temperatura “no superior a los 38ºC”. Es decir, se produce cuando la temperatura se encuentra entre 37ºC y 38ºC, sin llegar a ser fiebre. Aun así, el cuerpo nos indica que podemos estar incubando alguna infección. Cuando el niño padece febrícula solemos hablar de “pequeñas décimas” y el reposo suele ser la principal recomendación.

Causas de la fiebre en bebés y niños

Estas son las causas de fiebre más habituales en bebés y niños:

  • Incubación de una infección. Suele ser el indicador más común y nos ofrece información sobre la gravedad y el estado de salud del niño.
  • Exceso de ropa. La aparición de la fiebre por esta causa es más común en los lactantes y recién nacidos, ya que su cuerpo todavía no es capaz de regular eficientemente su temperatura corporal. También puede ocurrir cuando la temperatura del ambiente es superior a la recomendada.
  • Aparición de los primeros dientes.
  • Reacción por una vacuna. Aunque es menos habitual, algunos bebés y niños pueden presentar febrícula o fiebre leve tras ser vacunados.

Te puede interesar: Guía de enfermedades más comunes de bebés en el primer año

¿A partir de qué temperatura se considera fiebre?

Se considera que un niño tiene fiebre cuando su temperatura corporal es superior a los 38ºC. Dicha temperatura se debe tomar con un termómetro homologado, y no mediante el tacto.

Existen diferentes estadios según la temperatura, por lo que puedes usar este cuadro para saber cuándo se considera fiebre y su gravedad:

Entre 36ºC y 37ºCTemperatura corporal adecuada
Entre 37,1ºC y 38ºCFebrícula
Entre 38,1ºC y 38,5ºCFiebre leve
Entre 38,6ºC y 39ºCFiebre moderada
Por encima de 39ºCFiebre alta

¿Cómo medir la temperatura de un niño o bebé?

El recto es la zona del cuerpo que nos ofrecerá la temperatura corporal más precisa. Ahora bien, la axila o la boca también serán buenos indicadores para tomarla.

Antes de hacerlo, ten en cuenta que la temperatura corporal varía a lo largo del día. Normalmente suele ser un poco más alta por la tarde y bajar ligeramente por la mañana. Además, el ejercicio físico hará que suba. Recuerda tomarla cuando el niño se encuentre en estado de reposo para obtener un resultado concluyente.

¿Cuándo empieza a ser grave?

Para poder valorar la gravedad de la situación, no solo se tiene en cuenta la temperatura. El estado del niño también nos da pistas sobre cómo debemos actuar. No debes preocuparte en exceso si:

  • Tu hijo continúa jugando.
  • Come y bebe como siempre.
  • Si sonríe y mantiene su estado de alerta.
  • El color de la piel es normal.

Sin embargo, la fiebre alta puede provocar desorientación en el niño. Además, tu hijo también podría presentar dolencias y un cuadro de deshidratación. En algunos casos los bebés y niños pueden presentar fiebre alta sin síntomas. Si la temperatura es superior a los 39 grados, probablemente se trata de una situación grave que debe revisar un pediatra.

¿Cómo y qué hacer si detectamos fiebre?

Una fiebre intensa no siempre significa una enfermedad muy grave. De la misma forma, una enfermedad severa podría no provocar fiebre. Por ello, es recomendable tratar siempre la causa que origina la fiebre.

Ahora bien, ¿qué hacer si aparece fiebre y desconocemos la causa? Existen unos remedios aplicables en la mayoría de situaciones de fiebre en niños:

  • Hidratación abundante mediante agua.
  • Usar paños húmedos con agua templada o fresca en la frente. No apliques agua fría ya que el contraste tan fuerte de temperatura puede ser contraproducente.
  • También puedes bañar al niño o bebé con agua templada, e ir bajando poco a poco la temperatura.

Tratamientos para bajar la fiebre

Medicamentos

Algunos medicamentos como el paracetamol o el ibuprofeno pueden ayudar a aliviar las molestias del niño. Pero recuerda: los medicamentos solo ayudarán a bajar la temperatura corporal. En ningún caso estarán tratando la causa que provoca esa fiebre.

No olvides revisar el prospecto para administrar la dosis adecuada según la edad del niño. Bajo ningún concepto se debe suministrar medicación a un recién nacido de menos de 3 meses. Si no tienes claro qué cantidad puedes dar a tu hijo, no dudes en acudir a su pediatra para recibir una valoración de un experto.

Alimentos y bebida

La aparición de fiebre provoca que el cuerpo de los niños pierda líquidos más rápidamente. Por ello, es importante ofrecerles frecuentemente agua o alimentos que les mantengan hidratados. Las sopas, los zumos o la leche están altamente recomendados.

También puedes probar a darles polos o gelatina. Además de la hidratación, ¡ayudarán a bajar su temperatura y les mantendrá distraídos!

Evita bebidas con cafeína como los refrescos de cola o el té. Lejos de aportar líquidos, su organismo producirá más orina y, por lo tanto, se acelerará su deshidratación.

Ambiente y descanso

El reposo está altamente recomendado. Contribuye a crear un ambiente de tranquilidad para que el niño duerma todo lo que pueda. El descanso contribuirá a su rápida recuperación. Si aparece febrícula o fiebre en niños, aunque sea leve, lo que mejor es que no vaya al colegio o guardería. Los expertos solo recomiendan que vuelva a su centro escolar pasadas 24 horas con la temperatura normal de un niño.

¿Cuándo acudir al médico pediatra?

Acude al pediatra cuando el estado del niño empeore notablemente o la fiebre sea superior a los 39ºC. Aquí te damos algunas claves que te ayudarán a valorar si tu hijo requiere ser valorado por un experto:

  • En el caso de llevar más de 24 horas con fiebre (si tiene menos de 2 años) o 72 horas (si tiene más de 2 años).
  • Si está somnoliento o presenta un malestar general.
  • Cuando presenta fuertes dolores de garganta o de cabeza, vomita o tiene diarrea persistente.
  • Si tiene claros síntomas de deshidratación, como la ausencia de lágrimas cuando llora. Acude al pediatra también si rechaza el agua o está demasiado enfermo para ingerirla.

El pediatra evaluará sus síntomas y te dará recomendaciones sobre cómo bajar la fiebre, según su edad.

Conclusión

La fiebre es un mecanismo que tiene el cuerpo para luchar contra agentes externos. En edades tempranas, de hecho, es habitual tenerla ocasionalmente, por lo que no debes preocuparte demasiado.

Lo importante es saber qué hacer cuando un bebé tiene fiebre para poder ponerle remedio a tiempo. Y, por supuesto, si el estado de tu hijo empeora o crees que debe ser evaluado por un pediatra, no dudes en llamar al médico.

Los Seguros de Salud de Generali cuentan con un soporte de videoconsulta las 24 horas, para que puedas tener una valoración inmediata de un especialista. Si quieres más información, ¡consúltanos sin compromiso!

Card image cap
Conoce todas las ventajas de nuestro seguro de salud

Y elige el que mejor se adapte a ti y tu familia.

Contratar
Sé el primero en enterarte de las novedades en Salud con nuestra newsletter.
¡Suscríbete gratis!

Disfruta de las mejores ventajas y beneficios que ofrece el Seguro de Salud de GENERALI para ti y tu familia.

Este artículo tiene 0 comentarios

Fiebre en niños: cómo actuar y detectar su gravedad

Equipo GENERALI

El equipo de Tu Asesor Salud está compuesto por periodistas y especialistas en la salud, la nutrición, el deporte, la familia así como profesionales técnicos de los seguros de salud. Te ayudamos a que tengas una vida más saludable y te ofrecemos contenido útil para tu día a día.

Sé el primero en enterarte de las novedades en Salud con nuestra newsletter.
¡Suscríbete gratis!

¿Tienes alguna duda? Nuestros profesionales te ayudarán

¿Quieres calcular el precio del seguro de salud para ti y tu familia?

Búsqueda en Blog Salud Generali