Logo GENERALI
Logo GENERALI

Cuidar de tus articulaciones y de los músculos que las sostienen es esencial en cada etapa de la vida, pero es especialmente importante a medida que envejecemos. Después de todo, unas articulaciones sanas son esenciales para un estilo de vida activo y sin lesiones. En este artículo hablamos de la importancia que tienen para nuestra salud en general, ya que son el soporte de músculos y huesos. Para ello, repasaremos tres consejos esenciales para saber qué actividad física es la ideal para fortalecer nuestro cuerpo y qué dieta nos puede ayudar a proteger las articulaciones. Cuida de tus hombros, caderas y rodillas ahora y en el futuro con el asesoramiento de expertos para proteger tus articulaciones y prevenir lesiones.

 

Por qué es importante no olvidarse de las articulaciones

 

«Hay varias cosas que pueden causar dolor y rigidez en las articulaciones a medida que uno envejece, por lo que es crucial proteger nuestras articulaciones lo mejor que podamos para así evitar problemas más adelante», afirma Anisha Joshi, osteópata galardonada. «Para aquellos que son muy activos, o han tenido trabajos físicamente exigentes durante la mayor parte de su vida, es habitual un «desgaste» articular. Del mismo modo, si has tenido un estilo de vida muy sedentario, como por ejemplo un trabajo de oficina o como conductor, tus articulaciones serán propensas a la rigidez».

Entre las causas del dolor en las articulaciones se incluyen la osteoartritis (cuando se rompe el cartílago protector entre los huesos) y la artritis reumatoide (una enfermedad autoinmune en la que las articulaciones se inflaman y se hinchan). Además, a medida que envejecemos, debemos tener en cuenta la aparición de la osteoporosis, que debilita los huesos y los hace más susceptibles a fracturas o roturas. Si bien existen casos entre los hombres, es mucho más común en mujeres, que comienzan a perder densidad ósea durante y después de la menopausia.

 

Consejos para mantener las articulaciones en forma

 

Da prioridad a la salud de tus articulaciones hoy mismo y protégelas durante toda tu vida con estos tres consejos fáciles de seguir.

 

1. Haz ejercicio con regularidad

Un estilo de vida activo reducirá la rigidez, pero ten en cuenta que los entrenamientos de alta intensidad pueden generar tensión en las articulaciones que, a su vez, puede provocar molestias. Anisha afirma que, siempre que sea posible, es importante buscar un equilibrio, probando con actividades de bajo impacto. «Haz ejercicio suave de forma regular que te ayude a fortalecer el cuerpo sin sobrecargarlo. Caminar, hacer yoga y nadar son ejercicios efectivos suaves para las articulaciones».

 

2. Fortalece los músculos

Puede que no seas consciente, pero los músculos débiles pueden provocar dolor en las articulaciones. «Los músculos se adhieren a los huesos y, si están tensos o desequilibrados, pueden desplazar las articulaciones de su lugar», afirma Anisha. Esto puede provocar problemas y lesiones en las articulaciones, por lo que es importante reconocer los desequilibrios musculares y desarrollar la fuerza muscular haciendo ejercicios con tu propio peso corporal varias veces a la semana, como sentadillas, zancadas y subidas y bajadas de cajón (o escaleras). También puedes usar una banda de resistencia para ejercitar las piernas y los brazos, y pesas en las manos (o latas de comida) para fortalecer la parte superior del cuerpo con flexiones de bíceps y press de hombros.

 

3. Haz cambios en tu dieta

Limitar el consumo de alimentos inflamatorios, como azúcares procesados, puede ayudar a prevenir el dolor y la rigidez. «Los lácteos en grandes cantidades también pueden causar inflamación», afirma Anisha, «así que elige fuentes de calcio no lácteas siempre que te sea posible». Por ejemplo, puedes optar por verduras de hoja verde, soja o tofu, así como panes y cereales reforzados con calcio. Por último, aumenta la cantidad de omega 3 en tu dieta con pescado azul y aceites y semillas saludables sin procesar, como el cáñamo y la linaza».

Además, mantener un peso saludable reducirá la cantidad de estrés que se ejerce sobre las articulaciones que soportan peso, como las caderas y las rodillas. Por tanto, puede ayudarte a aliviar los síntomas asociados a la osteoartritis. Asimismo, para prevenir la osteoporosis, Anisha recomienda seguir una dieta rica en vitamina D para mejorar la densidad ósea. Un método fácil para lograrlo sería tomar un suplemento de aceite de hígado de bacalao. 

Protege tu salud con un seguro que te ofrezca cobertura en cualquier etapa de la vida.

¿Buscas ser siempre joven? Aprende más sobre cuidados de salud y consejos de bienestar para vivir el mayor tiempo posible gracias a nuestras recomendaciones especializadas:

Cómo pedir una segunda opinión médica en Seguro Médico y Seguridad Social

Consecuencias del sedentarismo para nuestra salud

Smoothies: recetas para tomar 5 frutas y verduras al día

Las vitaminas que tus hijos necesitan

Más allá del running: tendencias para entrenar 

¡Empieza el día con energía!

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Whatsapp