Logo GENERALI
Logo GENERALI

Llega el invierno y, este cambio de temporada también traerá bajadas bruscas de las temperaturas. A pesar de la lluvia, el frío y quizás fuertes temporales de nieve, es recomendable que los más pequeños continúen disfrutando de los planes fuera de casa. De hecho, aprovechar para realizar actividades y juegos al aire libre tiene grandes beneficios para su salud. Eso sí, ¡es imprescindible abrigar correctamente a los niños en invierno!

¿Cómo saber si un bebé tiene frío? Es importante controlar la exposición de los más pequeños a las bajas temperaturas, dado que su sistema inmune todavía no está completamente maduro.

¿Con cuántas capas se recomienda vestir a los niños? ¿Cuál es la mejor ropa de recién nacido para el invierno? ¿Qué partes del cuerpo son más sensibles al frío? ¡Te explicamos todos los detalles para abrigar a tus hijos en invierno con esta GUÍA completa!

Pautas para abrigar a los niños en invierno

Debes seguir las cinco siguientes pautas para proteger a tus hijos del frío cada vez que salgas a la calle con ellos.

1. Aplica la regla de las capas

¿Existe una metodología de capas para la ropa de invierno? Aunque resulta extraño, hay una forma de evitar que se pierda el calor corporal rápidamente. Para abrigar a los niños contra el frío, vísteles con estas 3 capas de ropa:

  • Primera capa, la más ajustada al cuerpo. ¡Debe parecer casi como una segunda piel! Te aconsejamos que en este punto utilices prendas térmicas.
  • Una segunda capa, menos ajustada. Puedes usar una sudadera, jersey o un forro polar finito.
  • Para la tercera capa, asegúrate de buscar una talla grande. No debe quedar ajustada, pues limitará los movimientos de tu hijo. Si puedes comprar un abrigo impermeable, ¡mejor!

✔️¡Consejo útil! Salvo si lo llevas en el carrito, hasta los 9 meses la ropa de un recién nacido en invierno debe incluir una cuarta capa extra. Esto le dotará de una protección contra el frío adicional. Puedes utilizar el propio saco del carrito o una mantita por debajo del mismo.

2. Protege las partes más sensibles al frío

Aunque todo el cuerpo debe estar cubierto para abrigar bien a los niños, existen unas partes del cuerpo especialmente sensibles al frío. Protege manos, pies, orejas y nariz de los más pequeños, pues tienden a perder calor con rapidez. Evita especialmente que los oídos queden expuestos al aire frío y la lluvia. De lo contrario, ¡podrían padecer una dolorosa otitis que puede prolongarse varias semanas!

3. Elige prendas adecuadas

Usa un gorrito de lana para cubrir bien su cabeza y también sus orejas. Si incorpora unas orejeras, ¡mejor aún! Tampoco debes olvidar los guantes para las manos y unos buenos calcetines gruesos para los pies. Opta por camisetas interiores fabricadas a partir de tejidos naturales. Las camisetas de lana permitirán al cuerpo absorber la humedad y mantener la piel seca.

¿Y qué ocurre con los zapatos? Emplear un calzado adecuado es fundamental con el fin de abrigar a los niños en invierno. Opta por modelos impermeables para mantener los pies siempre secos de la lluvia o la nieve.

✔️¡No es mala idea! Los pasamontañas son una prenda perfecta a la hora de proteger la boca, garganta, cara y orejas.

4. Evita los cambios bruscos de temperatura

Uno de los principales motivos de sufrir un resfriado son los cambios bruscos de temperaturas. Pasar de los 20º-22º grados en interiores a las temperaturas bajo cero de la calle es perjudicial para todos, pero más para los niños. En la medida de lo posible, trata de deshacerte de varias capas cuando entres en interiores con calefacción. 

👉 ¡Te interesa! Gripe en niños: cómo tratarla y prevenirla a tiempo

5. Controla la temperatura corporal de tu hijo

¿Cómo saber si un bebé tiene frío? Es una pregunta recurrente de muchas madres y padres. Comprueba frecuentemente la temperatura de los bebés y niños. Una manera de hacerlo es palpar suavemente el pecho. Si notas la tripita o el pecho frío, opta por añadir una capa adicional.

Otro síntoma de que tu bebé tiene frío es observar manchas de color rojizo en la piel. Son un síntoma claro de que la piel ha estado expuesta al frío. De hecho, ¡se trata del primer paso hacia la congelación! Los Seguros de Salud Familiares más completos ofrecen un servicio de teleconsulta 24h totalmente gratuito.

✔️¡No cometas el error! Tocar las manos para saber si un bebé tiene frío es completamente inadecuado. Al estar más expuestas a la intemperie, podrían darte una falsa sensación de que están desprotegidas.

Cómo abrigar a los niños por edades

Ropa de bebé para invierno

A la hora de abrigar a los bebés en invierno es importante utilizar capas, pero no abusar. En el caso de los recién nacidos, es esencial pues no podrán comunicarte que tienen demasiado calor.

Hasta los 3 meses, el organismo de los bebés todavía no es capaz de regular adecuadamente la temperatura corporal. Es por ello que deben llevar siempre algo de ropa, incluso dentro de casa. Además, se recomienda vestirles con prendas finas, aunque tengas que usar alguna más.

De hecho, existe una regla de oro a la hora de pensar qué ropa de bebé para invierno debes usar: suma siempre una capa adicional a las que tú lleves para salir a la calle.

Abrigar a los niños de 1 a 3 años

Pasados los primeros meses de vida, el cuerpo de los bebés adquiere la capacidad de autorregular la temperatura. Es por ello que ya no deberás vestirlos con una capa adicional. Recuerda cubrir siempre las partes más delicadas del cuerpo. Ahora bien, no todas las prendas son adecuadas para estas edades. Una bufanda, por ejemplo, puede resultar algo engorrosa pues tenderá a enredarse. Opta por un pasamontañas más cómodo y calentito.

¡La sillita también puede ser una aliada! Algunos modelos incluyen un aislamiento interior especial y un plástico o cobertura para proteger de la lluvia. En ese caso, abrigar a los niños con un abrigo podría ser incluso excesivo.

Niños de 3 a 10 años

A partir de los 3 años, los niños ya caminan solos. Gracias a ese movimiento, su cuerpo se mantendrá caliente. Durante los días más fríos, puedes optar por vestirlos con unos leggings finos debajo del pantalón que protejan sus piernas del frío.

A estas edades, asegúrate de que llevan siempre la garganta y la boca bien protegidos, sobre todo si está nevando.

 

How to shelter your children from the cold_Mini Graphic_06.01.22.jpg

 

Riesgos de abrigar a los niños demasiado

Una reacción habitual por parte de los padres es abrigar a los niños contra el frío: camiseta interior, jerséis, sudaderas, forros polares y abrigos de plumas. Sin embargo, en ocasiones se tiende a hacerlo en exceso y es igual de perjudicial que no abrigarles bien.

Estos son los riesgos de abrigar a los niños demasiado:

  • Podría provocarles cuadros de febrícula. De hecho, cuanto más pequeños son, más probable es que les suba la fiebre.
  • Si el organismo está tratando de regular el exceso de calor, algunos bebés podrían tener dificultades para ganar peso.
  • Podría padecer sudamina. Se trata de una erupción en la piel vinculada con el calor. Aunque es más frecuente en verano, abrigar a los niños en invierno demasiado también pueden provocar estas erupciones.
  • El síndrome de la muerte súbita del lactante también está asociado al exceso de abrigo en bebés.

Durante este invierno, ¡lo último que necesitas son sustos! En GENERALI ofrecemos las coberturas más completas para que adaptes nuestros Seguros de Vida a tus necesidades. Calcula tu presupuesto sin compromiso.

Cuida de tus hijos para que tengan futuros felices y exitosos con nuestros mejores consejos y trucos para cada edad:

Cómo mantener a los niños seguros en el agua

Qué hacer si tu hijo es adicto a los videojuegos

Cómo mantener a tus hijos activos

Qué hacer si tu hijo sufre acoso escolar

Protege a tus hijos de los peligros de Internet

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Whatsapp