Hábitos saludables que debes inculcar a tus hijos

Hábitos saludables que debes inculcar a tus hijos

Equipo GENERALI

Tu asesor de Salud

No hacer deporte, comer golosinas en exceso, o pasar muchas horas viendo la televisión, son costumbres que acaban causando problemas de salud a los más pequeños. Por ello, los hábitos saludables para niños deben ser inculcados desde una temprana edad. No solo porque las primeras etapas de crecimiento son las más importantes, sino porque unos buenos hábitos harán que tengan una vida adulta más sana.

Enseñarles a llevar un estilo de vida saludable cuando todavía son unos niños garantiza que adquieran estos hábitos saludables para llevar una vida sana cuando sean adultos.

Qué son los hábitos saludables

Los hábitos saludables son aquellas conductas que forman parte de la vida cotidiana y que afectan de forma positiva al bienestar físico, mental y social. De hecho, la OMS asegura que el desarrollo saludable del niño le permite vivir en armonía. Los hábitos saludables suelen desarrollarse dentro del perímetro de la alimentación, el ejercicio físico y el descanso.

La clave para que una acción se convierta en hábito es la recurrencia. Por eso es importante que los padres incidan en la acción en sí misma, pero sobre todo en la frecuencia. Asegúrate de inculcarles costumbres realizables de forma periódica.

Además, el entorno debe ser positivo y motivador. Anima a tus hijos a adoptar un estilo de vida saludable por medio de juegos y recompensas positivas.

Generali_Healthy_Habits_for_Children_Graphics_15.12.202.png

Mejores hábitos saludables para niños y niñas

Alimentación

Los padres deben inculcar a los hijos una alimentación saludable y variada que aporte todos los nutrientes que necesita para su desarrollo. A partir de los 3 años, se recomienda que la dieta se componga en un 50% de hidratos de carbono, un 35% de grasas mono-saturadas y un 15% de proteínas. Además, el niño se debe acostumbrar a respetar las 5 comidas diarias.

Para ello, establece horarios fijos para cada ingesta y planifica un calendario de comidas semanal. También puedes animar a que tus hijos prueben recetas nuevas invitándoles a su elaboración. Una vez en la mesa, lejos de obligarles a que se terminen el plato, debes trabajar para que disfruten con la comida.

Además, la sensación de saciedad del estómago tarda unos 20 minutos en llegar al cerebro. Por ello, evita que coman demasiado rápido, pues el niño acabará consumiendo más calorías de las que su cuerpo necesita.

Otro hábito que conviene incorporar en la rutina de los niños es beber agua frecuentemente. Tanto es así que, mientras que el cuerpo de un adulto está compuesto en un 65% por agua, en el caso de los niños lo está a un 80%. Los zumos de frutas y verduras naturales también son una opción, pero no conviene abusar de ellos por su alto contenido en azúcares.

¿Ya sois papás?

¿Cómo debe ser una dieta sana?

Una dieta sana y equilibrada es fundamental, ya que no solo afecta a la salud física, sino que también influye en el estado de ánimo. Por ejemplo, el azúcar se ha asociado a problemas de salud mental. A continuación te enseñamos algunos métodos para animar a los niños a tomar decisiones para que fomenten hábitos saludables y una dieta sana. 

Tamaño de las porciones

Por lo general, cuanto más grande sea la porción del niño en el plato, más probable es que se lo coma todo. Limita el tamaño de las porciones para que tu hijo coma más despacio y asegúrate de que beba mucha agua antes de las comidas. A menudo se confunde la sed con el hambre.

Cocina platos no procesados

Siempre que sea posible, cocina platos no procesados. Los alimentos procesados normalmente contienen mucha sal y azúcar. Incluso puedes elaborar versiones más sanas de la comida rápida preferida de tus hijos. Haz nuggets rebozando pollo en harina de almendra, o prepara hamburguesas dando forma a la carne picada como sustitutos de una dieta equilibrada y rutinas saludables.

Cambia las bebidas con gas por bebidas naturales

Las bebidas con gas no son buenas para los dientes de los niños y pueden provocar obesidad. Sustitúyelas por agua de distintos sabores que puedes preparar en casa. Puedes añadir hojas de menta, frutos rojos y cítricos al agua, lo que le dará sabor a la vez que le aporta nutrientes.

Enseña a tus hijos a cocinar
Enseña a tus hijos a cocinar

Saca el chef que hay en ellos. Haz que la cocina sea una actividad divertida que podáis disfrutar juntos preparando una dieta equilibrada (y algunos caprichos). Una tarta casera sigue siendo mucho más saludable que una comprada. ¡Probad a hacer masa de pizza con formas y añadir caras con vegetales!

Transmíteles el valor de la moderación

Asegúrate de que tengan días libres, ya que prohibirles los caprichos puede hacer que a los niños se les antojen más. Los días libres pueden ser una oportunidad perfecta para enseñar cocina casera a tus hijos. Empezad preparando un bizcocho de plátano saludable. ¡Ya verás como no se aburren!

Prepara comidas que sacien más

Los aperitivos son importantes para los niños en edad de crecimiento, pero es normal que no quieras que se acostumbren a picar demasiado entre horas y comer alimentos con mucha azúcar.

En su lugar, piensa en qué comidas y aperitivos puedes darles que les sacien durante más tiempo. La avena, los huevos y los alimentos integrales son estupendos para mantener sus barrigas llenas y fomentan una dieta equilibrada y rutinas saludables.

Otros hábitos saludables para tus hijos

Fijar una rutina sólida, en especial en los días de colegio, ayuda a fortalecer los hábitos saludables a tus hijos. Aquí tienes algunos consejos.

Evita comer tarde

Hacer una comida copiosa poco antes de irse a la cama puede causar indigestión e interrumpir el sueño. Procura que los niños cenen varias horas antes de irse a dormir.

Prepara un buen desayuno

Tomar un desayuno nutritivo y saciante les dará a tus hijos más energía para afrontar el día y concentrarse en clase. Cambia los cereales procesados por alternativas más sanas como la avena, el yogur y los frutos rojos, o una tostada con huevos revueltos o tortilla.

Prepara almuerzos para llevar

Si tus hijos tienen que llevarse su propio almuerzo al colegio, lo ideal es preparar una comida casera. Puedes combinar sándwiches de pan integral y ensaladas.

Comidas en familia

Compartir los alimentos fomenta una relación sana con la comida, ya que muestra su importancia al reunir a los seres queridos, reforzar los vínculos y crear mejores relaciones. Procurad comer todos juntos, al menos los fines de semana.

Deporte

Hacer deporte diariamente es un hábito saludable fundamental, pues reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y sobrepeso.

Según la edad, los expertos recomiendan dedicar a la actividad física un tiempo mínimo diario:

  • Entre 1 y 5 años. Se recomienda jugar unos 60 minutos al día. Las actividades al aire libre les ayudarán a mantener la forma física y trabajar la socialización con otros niños.
  • A partir de los 6 años, es recomendable practicar 120 minutos de ejercicio. No tiene por qué ser necesariamente deporte, pero sí mantener el cuerpo en movimiento.
  • Limita el tiempo delante de la pantalla. Los niños de hoy en día a menudo pasan mucho tiempo con sus smartphones y tabletas, lo que aumenta su nivel de sedentarismo. Pon límites a cuánto tiempo pueden pasar con sus dispositivos y anímalos a jugar fuera.
  • Haz divertida la actividad física. Anima a toda la familia a estar activos y hazlo divertido. Id a pasear o a montar en bicicleta. También podéis aprovechar para preparar un pícnic y pasar el día fuera. El ejercicio se disfruta mucho más cuando se hace en familia y en lugares distintos, como el bosque o la playa.
  • Haz del ejercicio un hábito saludable. Siempre que puedas, cambia los medios de transporte por actividad física. Si es posible, anima a tus hijos a ir andando al colegio o a comprar. Esto te ayudará a integrar el ejercicio en la rutina cotidiana de los niños.

Higiene y aseo

Acostumbra a tus hijos a lavarse las manos antes de cada comida. De la misma forma, deberían adquirir el mismo hábito siempre que lleguen de casa.

La higiene bucal también se debe trabajar en casa. Para ello, hay que habituar al niño a cepillarse los dientes después de cada comida de manera autónoma para eliminar los restos de comida. Es recomendable el uso de pasta fluorada. El flúor es un mineral que contribuye en la fortificación del diente y evita la aparición de caries.

Te puede interesar: Limpieza dental para niños: ¿Cuándo llevarlos? Guía de Recomendaciones

Ocio y juego

El ocio es la asignatura pendiente en muchos hogares. Cada vez son más los niños que solo saben entretenerse con pantallas.

Aunque muchas veces son una fuente de conocimiento y desarrollan habilidades digitales útiles para su futuro, debemos limitar su uso diario. Para ello, busca alternativas de ocio como los juegos al aire libre o las manualidades en casa. También es una buena idea compartir tiempo en familia con los juegos de mesa.

Generali_Healthy_Habits_for_Children_Graphics_15.12.20.png

Descanso

Para poder cerrar el círculo de una vida saludable, la alimentación sana y el ejercicio físico deben complementarse con un buen descanso todas las noches. Los hábitos de sueño dependen de la edad del niño:

  • Los bebés de 4 a 12 meses: entre 12 y 16 horas de sueño, incluyendo siestas.
  • Niños de 1 a 2 años: entre 11 y 14 horas, siestas incluidas.
  • Los niños de edad preescolar deben descansar entre 10 y 13 horas, incluyendo siestas.
  • A partir de los 6 a los 12 años el tiempo recomendado se reduce entre 9 y 12 horas. A estas edades las siestas deberían ser esporádicas.

Sociabilización

Una parte importante de la madurez del niño se adquiere mediante la interacción con otras personas. El contacto social con otros niños favorece la autonomía y contribuye en el desarrollo de habilidades como la empatía y la generosidad. Además, una mayor sociabilización contribuirá a reforzar los vínculos familiares en casa.

Sé un ejemplo positivo para tus hijos

Por último, recuerda la importancia de dar ejemplo. Los niños aprenden con el ejemplo, así que háblales del valor de una dieta equilibrada y rutinas saludables.

Muéstrales en qué consiste una buena rutina y cómo sería una planificación de comidas nutritiva. No hagas de la comida un tema tabú. Es mejor que les enseñes que es algo para disfrutar, a la vez que ayuda a estar sanos y sentirse bien. Tus hijos te ven como un ejemplo por lo que adoptar hábitos saludables y una dieta sana será un aprendizaje que se llevarán de por vida.

Conclusión

En resumen, el objetivo es moldear un poco la rutina diaria para alcanzar un estilo de vida saludable. La suma de ejercicio físico, una alimentación sana y un sueño reparador y suficiente hará que tu hijo goce de una vida sana.

¿Quieres complementar estos consejos saludables para niños con un Seguro Médico a medida? En Generali tenemos una gran variedad para que elijas el que mejor se adapta a vuestras necesidades.

Conoce las mejores recomendaciones sobre alimentación y bienestar para los más pequeños de la casa en nuestro Blog Tu Asesor Salud. Suscríbete y te enviaremos nuevos contenidos interesantes cada mes.

Card image cap
Conoce todas las ventajas de nuestro seguro de salud

Y elige el que mejor se adapte a ti y tu familia.

Contratar
Sé el primero en enterarte de las novedades en Salud con nuestra newsletter.
¡Suscríbete gratis!

Disfruta de las mejores ventajas y beneficios que ofrece el Seguro de Salud de GENERALI para ti y tu familia.

Este artículo tiene 0 comentarios

Hábitos saludables que debes inculcar a tus hijos

Equipo GENERALI

El equipo de Tu Asesor Salud está compuesto por periodistas y especialistas en la salud, la nutrición, el deporte, la familia así como profesionales técnicos de los seguros de salud. Te ayudamos a que tengas una vida más saludable y te ofrecemos contenido útil para tu día a día.

Sé el primero en enterarte de las novedades en Salud con nuestra newsletter.
¡Suscríbete gratis!

¿Tienes alguna duda? Nuestros profesionales te ayudarán

¿Quieres calcular el precio del seguro de salud para ti y tu familia?

Búsqueda en Blog Salud Generali