Logo GENERALI
Logo GENERALI

Si estás pensando en comprar una caravana o simplemente alquilar una para tus vacaciones de verano, probablemente sepas que conducir un coche será un poco más complicado si llevas tu casa a remolque. Por eso, ¡estar preparado te vendrá muy bien! Descubre todo lo que debes saber para remolcar una caravana de forma segura.

Consejos para remolcar una caravana con seguridad

1. Puede que necesites un nuevo permiso de conducir

El permiso de conducir normal (permiso B) tiene límites en cuanto a lo que puedes remolcar (3500 kg para todo el conjunto). Si excedes el peso, necesitarás la autorización B96, siempre y cuando el conjunto no supere los 4250 kg.

A partir de ese límite, tendrás que hacer un curso de remolque y pasar un examen para obtener el permiso B+E. En cualquier caso, merece la pena hacer un curso de remolque: no solo irás más seguro, sino que lo disfrutarás mucho más cuando sepas lo que estás haciendo.

¡Y recuerda que también necesitarás una matrícula para el remolque! Esta será la misma que la del vehículo si la caravana no supera la masa máxima autorizada de 750 kg. Por el contrario, si la masa es superior, necesitarás una matrícula propia, además de la del vehículo.

2. Toma sus medidas antes 

Es recomendable conocer la longitud, la altura y la anchura combinadas de tu caravana y tu vehículo de remolque para limitarte a carreteras con un ancho seguro. Y lo que es más importante: para evitar perder el techo de tu casa de vacaciones en puentes bajos. Si la planificación te parece un engorro, puedes comprar navegadores especiales que calculan rutas seguras para tu combinación concreta de caravana y vehículo de remolque.

3. Necesitas un seguro especial para remolcar una caravana

Puede que tu seguro de coche estándar no cubra el remolque de caravanas (si la masa máxima autorizada de la caravana es superior a 750 kg, en concreto), por lo que deberías contratar una póliza adicional. Ya solo por la tranquilidad que supone. ¡Realmente merece la pena! Podrás disfrutar del viaje sin tener que preocuparte por las complicaciones derivadas de cualquier imprevisto.

En GENERALI sabemos la importancia de contar siempre con un seguro de auto completo, ¡incluso si solo lo necesitas puntualmente en vacaciones! Por eso ofrecemos desde seguros por días a otros anuales, ya tengas una caravana fija o en circulación. Disfruta tanto de las coberturas convencionales hasta ventajas muy útiles (pero que no todas las aseguradoras incluyen) como defensa jurídica si lo necesitas, posibilidad de contratar un seguro a terceros ampliado, protección contra robos, incendios o daños, ¡y una completa cobertura de responsabilidad civil!

4. Es importante tener un coche de remolque adecuado 

Cuanto más pesada sea la tu casa a cuestas, más pesado tendrá que ser el coche para remolcar una caravana garantizando un buen control y agarre. Además, si el coche no es lo bastante potente, llevar tu casa contigo no será lo único que tengas en común con un caracol. 

5. Realiza algunas comprobaciones previas 

Consulta el manual para remolcar una caravana y saber qué presión debes aplicar a los neumáticos. Una presión insuficiente podría provocar un reventón, por no hablar del peligroso balanceo de la caravana.

¡Descubre esta guía para aprender a leer los neumáticos de un coche!

Tu caravana tendrá sus propios frenos, y es importante comprobarlos a diario. Para ello, avanza hacia delante y desliza la palanca de control manual a fondo. Si la caravana no avanza sin balanceo lateral, llévalos a un profesional para que los revise cuanto antes.

También conviene asegurar que todas las luces de la caravana funcionan correctamente y en sincronía con las del coche. 

6. Confía en los espejos 

Recuerda añadir extensiones a los espejos estándar de tu coche para tener una mejor visión. También puedes comprar unos espejos cóncavos duales. No sirven para evaluar la distancia, pero permiten ver todo lo posible, incluidas las ruedas de la caravana. Son muy útiles para dar marcha atrás o tomar curvas cerradas.

7. Los límites de velocidad son menores cuando llevas un remolque 

Consulta los límites de velocidad para remolcar una caravana en carretera definidos por la DGT antes de ponerte en marcha.  

8. Cómo tomar las curvas 

En primer lugar, toma las curvas muy despacio para evitar volcar. Además, recuerda que la caravana tendrá un recorrido más corto en la curva que tu coche y compénsalo haciendo un arco amplio.

9. Aprende a dar marcha atrás como un profesional 

Si te relajas y te lo tomas con calma, pronto le cogerás el tranquillo. 

Adelántate al ángulo girando ligeramente el coche en la dirección a la que quieres ir mientras sigues avanzando. Acto seguido, empieza a dar marcha atrás muy despacio mientras giras el volante en la dirección opuesta a la que quieres que vaya tu caravana. Por último, retrocede poco a poco y sigue el recorrido de la caravana.

Aparcar un coche en paralelo siempre a sido un reto para muchos. ¡Pero no debería serlo para ti nunca más con estos trucos!

Consulta la guía definitiva para aparcar en paralelo como un profesional.

10. Prepara la carga para remolcar una caravana de forma segura 

Distribuye el peso lo más uniforme posible, colocando los objetos más pesados en el suelo y los más ligeros en los armarios. Presta especial atención a la zona situada sobre bola de remolque: un peso excesivo o insuficiente en comparación con el resto de la caravana puede causar problemas. 

11. Conduce con suavidad

Una maniobra repentina es peligrosa cuando remolcas una carga pesada. Para que el viaje sea lo más tranquilo posible, mantente alerta. En cuanto te des cuenta de que tienes que reducir la velocidad o detenerte, levanta el pie del acelerador y frena con la mayor suavidad posible. También conviene evitar situaciones que supongan un riesgo de frenada brusca como acelerar para pasar un semáforo o hacer un adelantamiento arriesgado. 

12. Cómo dejar de cabecear y serpentear

Si empiezas a notar que la caravana toma el control del coche, lo primero que debes recordar es resistir el impulso de frenar, ya que esto empeorará las cosas. En lugar de eso, levanta el pie del pedal para reducir la velocidad con el freno motor y sigue avanzando en línea recta para recuperar el control. 

Ahora que conoces los secretos para remolcar tu caravana de forma segura, solo queda una cosa que decidir: ¿dónde vamos?

En GENERALI contamos con completos seguros de caravana. Desde coberturas por días hasta un completo plan anual. ¡Consúltanos sin compromiso y escoge el que mejor se adapta a tus necesidades!

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Whatsapp