Logo GENERALI
Logo GENERALI

La llegada del invierno es una época ansiada por los más calurosos, pero para tu coche no lo es tanto… De hecho, ¡el invierno es uno de los peores enemigos para cualquier vehículo! Por ese motivo es fundamental proteger tu coche del frío.

Pocas personas lo saben, pero el frío es lo que más daña la mecánica de un automóvil. Un mal mantenimiento durante el invierno acelerará su envejecimiento, por no hablar de las costosas averías que pueden surgir en el motor, la batería o los neumáticos. Aun así, no debes esperar hasta que caigan los primeros copos, queremos que conduzcas seguro también en invierno, por lo que aprovecha el otoño para empezar a preparar y proteger tu coche del frío.

¿Qué elementos del coche sufren más con el frío? ¿Cómo preparar tu coche para el invierno? ¡Consulta estos consejos para proteger tu coche del frío y evitar averías en el futuro!

Antes de continuar, este artículo te interesa: Las carreteras más peligrosas de España 

¿Qué elementos del coche sufren más con el frío?

Las bajas temperaturas y esa humedad tan característica del invierno tienen la capacidad de llegar hasta el componente más recóndito de tu vehículo. La mecánica de un automóvil no está diseñada para defenderse de las heladas por sí sola, por lo que para proteger tu coche del frío, es importante conocer los elementos que más sufren la bajada de las temperaturas:

  • La batería es uno de los elementos del coche más sensibles al frío. De hecho, a partir de los 0ºC la potencia de la batería comienza a perder fuerza, y es muy probable que le cueste más arrancar o directamente se vacíe. Por eso es tan importante contar con un seguro que te garantice asistencia los 365 días del año, las 24 horas del día. ¡Nunca sabes cuándo necesitarás una grúa!
  • Los líquidos. El líquido del limpiaparabrisas y demás soluciones del mercado tienden a congelarse cuando el termómetro baja de los -5ºC.
  • El motor. Arrancar el coche en frío y circular sin haber esperado a que se caliente podría provocar una avería grave.
  • Los neumáticos. Algunos elementos fabricados en goma o caucho como los neumáticos, los manguitos u otros compuestos del automóvil tienden a deteriorarse con el frío.
  • Sistema de climatización. Los cambios bruscos de temperatura cuando encendemos la calefacción a máxima potencia pueden llevar a que el sistema se sobrecargue. Por este motivo, antes de encender la calefacción, deja que el motor se caliente unos minutos.

Generali_Car Cold Weather_Mini Graphics_04.10.21.jpg

¡Quizás te sorprenda! Los únicos dos líquidos que no sufren con las bajas temperaturas son el líquido de frenos y la gasolina. Ahora bien, si tu coche es diésel, ¡asegúrate de tener un descongelante a mano!

Al igual que debes proteger tu coche del frío, también lo debes hacer cuando esté en el garaje. Te contamos cómo.

Consejos para proteger tu coche del frío

1. Revisa la carga de tu batería

Las baterías de los automóviles pueden perder hasta la mitad de su potencia con el frío. Si, además, la tuya ya es antigua, el riesgo de que no puedas arrancar tu coche es muy elevado. Para evitarlo, pide al taller que revise la carga de tu batería, ya que es preferible reemplazarla a tiempo que evitar una avería.

¿Qué hacer en caso de avería? Te explicamos cómo actuar si te quedas tirado en mitad de la carretera.

2. Comprueba el líquido refrigerante

Una de las maneras más eficientes de proteger tu coche del frío es comprobar el estado del líquido refrigerante. Te llevará solo 5 minutos, pero conseguirás prevenir la congelación de los circuitos del vehículo.

Los refrigerantes del mercado suelen ser amarillos, verdes o rojos. Asegúrate de que el líquido mantiene un color intenso. Si, por el contrario, tiene un aspecto transparente o sucio es sinónimo de que ha perdido las propiedades descongelantes. En ese caso, es preferible cambiarlo por uno totalmente nuevo.

3. Calienta el motor en ralentí

Llegas tarde a trabajar, y nada más entrar en el coche lo arrancas y pisas el acelerador. ¡Error! Si las temperaturas son bajas, es indispensable que el motor se caliente adecuadamente antes de empezar tu marcha. Para ello, arranca el coche y espera al menos 4 minutos a que todos los fluidos de su interior alcancen una buena temperatura antes de circular.

4. Levanta los limpiaparabrisas por la noche

Si sueles aparcar tu coche en la calle, ¡este consejo te resultará útil! Mantén los limpiaparabrisas levantados durante la noche para prevenir que se hielen. Evitarás que la goma se quede pegada al cristal y acabe por romperse. No olvides hacerlo también en los limpiaparabrisas traseros.

¡Consejo práctico! Durante las gélidas noches, es posible que las lunas del vehículo se congelen. Para proteger tu coche del frío, evita a toda costa echar agua caliente sobre el cristal. Aunque conseguirás deshacer la helada, ese líquido acabará en el interior del capó y podría perjudicar al motor.

5. Cambia los neumáticos por unos de invierno

El frío podría comprometer gravemente tu seguridad al volante. Las heladas o temperaturas bajas provocan una reducción en el tiempo de frenado de los neumáticos. Además, unas ruedas genéricas no garantizarán un agarre perfecto sobre superficies nevadas o con hielo.

Por ello, es recomendable cambiar los neumáticos por unos de invierno. Este tipo de ruedas ofrecen una distancia de frenado un 25% más corta en condiciones invernales. Además, conseguirás proteger tu coche del frío gracias al mejor agarre y suspensión que ofrecen.

Con nuestra guía rápida sobre el mantenimiento y comprobación de los neumáticos, siempre estarás listo para viajar.

6. Revisa el sistema de calefacción

Es frecuente que el sistema de calefacción vaya acumulando residuos durante todo el verano. Esa suciedad acabará obstruyendo el radiador. Para evitarlo, lleva tu vehículo a un taller durante el otoño para que puedan limpiar a fondo el sistema de calefacción. Evitarás una avería, y es una garantía para proteger tu coche del frío durante los meses de invierno.

7. Evita la humedad en el interior del vehículo

El contraste de temperatura entre el frío exterior y el interior de tu vehículo con calefacción podría provocar que la humedad se condense y pierdas visibilidad. Por ello, cambia los filtros de la ventilación y calefacción para que puedan hacer circular mejor el aire en el interior y no se te empañen los cristales.

Tenemos una guía paso a paso para que conozcas cómo limpiar tu coche en profundidad

8. Reemplaza los burletes de goma

Los burletes son las piezas de goma que permiten un perfecto sellado del interior cuando la puerta está cerrada. Sin embargo, las bajas temperaturas pueden provocar que se agrieten, perdiendo eficacia. Para proteger tu coche del frío es importante que su estado sea óptimo.

¡Consejo! Existen algunos productos de mantenimiento de burletes que evitarán que se congelen. Pero recuerda usar siempre los que no contienen silicona, pues acabarán deteriorando la goma.

Generali_Car Cold Weather_Mini Graphics_04.10.212.jpg

 

Accesorios útiles para proteger tu coche del frío

Aparte de los accesorios obligatorios que debes portar en tu vehículo, existen otros que te serán de gran utilidad en más de una ocasión durante el invierno. ¡Este es el kit de invierno que no puede faltar en tu coche!

  • Manta térmica o de lana. Nunca sabes cuándo tendrás que pasar una noche en el interior del vehículo. Una buena manta te mantendrá aislado del frío en una parada de emergencia.
  • Linterna. Lleva siempre una en caso de accidente o emergencia durante la noche.
  • Rascador. Una helada durante la noche podría limitar tu visibilidad. ¿Te da pereza tener que ponerte a rascar la luna por la mañana? ¡No te preocupes! Existen algunos modelos eléctricos donde solo tendrás que apretar un botón y el rascador eliminará todo el hielo en segundos.
  • Garrafa con combustible. Es recomendable llevar siempre 4 o 5 litros de combustible en el maletero.
  • Pala para la nieve. ¿Vives en una zona de nevadas? No está de más llevar una pala por si tienes que retirar nieve que bloquea las ruedas. Además, existen algunas plegables que no ocupan casi espacio.
  • Líquido anticongelante para el parabrisas.
  • Pinzas para la batería o un arrancador de emergencia. En el caso de que la batería del coche te pase una mala jugada, ¡podrás tratar de arrancarlo manualmente!
  • Cadenas para la nieve. Recuerda que, además de proteger tu coche del frío durante la conducción y evitar accidentes, ¡son obligatorias si nieva! Mira este vídeo en el que Jesús Calleja nos cuenta cómo colocar las cadenas correctamente.
  • Botiquín de primeros auxilios, en caso de emergencia.

 

¡Nunca sabes cuando tu coche te va a dejar tirado! Servicio de grúa 24 horas, coche de sustitución, protección contra robos o rotura de lunas. Conduce sin preocupaciones con los Seguros de Auto de GENERALI. ¡Consúltanos sin compromiso!

Aquí puedes consultar más contenido útil sobre tu coche y tu seguridad en la carretera:

¿Qué buscar en un coche de segunda mano?

Cómo elegir coche: claves a tener en cuenta antes de comprar

Cómo convalidar un carné de conducir extranjero

Guía para usar correctamente la baca del coche

Normativa 2021 para viajar en coche con bebés y niños

¿Cómo recurrir una multa de tráfico paso a paso?

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Whatsapp