Logo GENERALI
Logo GENERALI

Las motos y las bicicletas a menudo se quedan aparcadas al aire libre frente a nuestra casa u oficina, por lo que suelen sufrir lo peor de las condiciones atmosféricas. Mantenerlas protegidas durante el invierno es muy importante, ya que la lluvia, el frío y los fuertes vientos pueden dañar el vehículo y requerir reparaciones caras, e incluso pueden ser responsables de accidentes de tráfico

¡No te pierdas estos consejos para llevar un correcto mantenimiento de tu bicicleta o moto en invierno!

 

Accidentes de moto y bicicleta durante el invierno

 

Aunque con el frío tendemos a desplazarnos menos en moto o bici, el porcentaje de accidentes por causas relacionadas con el invierno es elevado. La climatología adversa añade un plus de peligrosidad a la conducción, dificulta las maniobras y nos lleva a situaciones complicadas. Para los motoristas y ciclistas en España, la lluvia y la niebla son las mayores causas de siniestralidad, seguidas del viento y la nieve.

Estas circunstancias de mala visibilidad y asfalto resbaladizo, sumadas a las imprudencias, han dejado un total de 15.000 accidentes en los últimos 3 años. De hecho, conducir en invierno aumenta exponencialmente los riesgos de sufrir un accidente.

 

 

Consejos para proteger tu moto

 

Sé cuidadoso con la limpieza

Si sales con tu moto y hay humedad en el ambiente, es posible que se cree una capa de barro y suciedad en la moto. Por tanto, no olvides limpiarla antes de guardarla en casa. Asegúrate de que queda totalmente seca, ya que así impedirás que el agua corroa el acabado. También puedes darle una capa de cera para evitar la humedad y el óxido.

 

No te olvides del anticorrosivo

Incluso con una capa de cera, la sal de las carreteras puede dañar y corroer tu moto. Para evitarlo, te aconsejamos que apliques de forma regular un producto anticorrosivo en spray.

 

Mantén la batería cargada

El frío puede afectar a la capacidad de funcionamiento de la batería, ¡Por eso es tan importante proteger tu moto durante los meses más gélidos! Guárdala en un lugar protegido como un garaje. Si la vas a guardar durante una larga temporada,  podría ser buena idea invertir en un mantenedor de carga para la batería.

 

Utiliza un anticongelante en el radiador

Un aspecto que a menudo se olvida, pero de vital importancia, es utilizar un refrigerante o anticongelante en el radiador para asegurarnos de que no se congele y cause problemas innecesarios a bajas temperaturas.

 

Cambia el aceite

El aceite sucio puede corroer el motor. Asegúrate de rellenar el depósito con un aceite limpio y de gran calidad para evitar daños después de haber tenido tu vehículo aparcado durante un largo periodo de tiempo.

 

Guárdala bajo techo

La mejor opción es encontrar un lugar bajo techo en el que guardar tu moto. Si esto no es posible, una funda resistente también te servirá para protegerla durante ese período. Lo importante es asegurarse de que la moto permanezca seca y ventilada.

 

Eleva las ruedas del suelo

Si no la vas a utilizar durante un período prolongado, invierte en gatos hidráulicos para levantar las ruedas del suelo. De esta manera, no tendrán que soportar la presión del peso y evitarás pinchazos.

 

Evita cualquier tipo de robo

Las motos, por desgracia, son un objetivo común para los ladrones, así que no te arriesgues. Cúbrela para desviar la atención y utiliza candados de alta seguridad. También puede ser buena idea invertir en una alarma o pegatinas de alarma disuasorias.

 

 

Consejos para proteger tu bicicleta

 

Invierte en unos guardabarros

Los guardabarros son de vital importancia a la hora de mantenerse lo más secos posibles en invierno. Además, también ayuda a proteger las ruedas.

 

No te olvides de las ruedas de invierno

En función del tipo de ciclismo al que estés habituado, y las condiciones climáticas de donde vivas, podría merecer la pena cambiar las ruedas de la bici por otras especialmente diseñadas para invierno. Estas son mucho más resistentes a los pinchazos y tienen un mejor agarre a la carretera, lo cual es especialmente útil cuando pedaleas sobre nieve.

 

Vigila que las ruedas están hinchadas siempre

Normalmente suelen deshincharse un poco, dependiendo de cuánto tiempo mantengas la bicicleta guardada. Si las dejas totalmente hinchadas es poco probable que se deshinchen del todo.

 

Mantén la bicicleta limpia y en buen funcionamiento

El invierno puede pasarle factura a nuestra bici, así que asegúrate de inspeccionarla bien después de cualquier salida (especialmente la cadena y los frenos). Procura que se quede limpia para evitar corrosión y lubrícala semanalmente.

 

Guárdala en interiores

Lo ideal sería que la bicicleta se guardara en un lugar seco, ventilado y resguardado, pero si esto no es posible, utiliza una buena funda a medida, y envuelve el sillín en una bolsa de plástico para evitar que el material se pueda deteriorar.

 

Cuidado con las máquinas quitanieves

Aparca tu bici a una distancia segura (o mejor, completamente alejada) de la carretera. En caso de que pase una máquina quitanieves, tu bicicleta podría sufrir graves daños.

 

Protégela contra los robos

No se lo pongas fácil a los posibles ladrones. Utiliza candados dobles y cadenas, y asegúrate de encadenar también las ruedas. Personaliza tu bici para que les sea más difícil venderla, y anota el número de serie por si te la roban.

Descubre cómo una póliza de seguro para automóviles puede protegerte a ti y a tu economía cada vez que conduces.

¿Pequeño o grande, híbrido o eléctrico? Descubre más sobre seguridad vial esencial y vehículos sostenibles con nuestro contenido útil:

¿Los accidentes de tráfico son estacionales?

Conduce tu moto de forma segura

¿Qué buscar en un coche de segunda mano?

Cómo aparcar en paralelo

Qué hacer si sufres un accidente de tráfico leve

Evita que te roben el coche con estos consejos

La última tecnología aplicada a tu seguridad en carretera

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Whatsapp