Logo GENERALI
Logo GENERALI

Tu conducción influye directamente en el gasto de carburante, en las emisiones de CO2 y en el deterioro del vehículo. Gracias a la tecnología, hemos conseguido reducir la contaminación y el consumo de combustible. Gracias a los avances, algunos modelos consumen incluso menos de 3 litros de carburante cada 100 km. Aun así, tener claros algunos principios de conducción eficiente te puede ayudar a ahorrar en tus viajes.

En este artículo te explicamos la importancia de la conducción eficiente y los beneficios que tiene para el planeta y para tu bolsillo. ¡Arrancamos!

¿Qué es una conducción eficiente?

La conducción eficiente es una manera de optimizar la conducción de tu vehículo que tiene como objetivo reducir la contaminación ambiental, disminuir el consumo de combustible y minimizar los riesgos de sufrir un accidente.

Además, es una manera mucho más cómoda de disfrutar de la carretera y de tu vehículo, ya que utiliza una serie de técnicas sencillas y muy eficaces para sacar el máximo partido al rendimiento del vehículo.

¡Pero no solo depende de la tecnología! Aplicar una conducción eficiente también depende de la educación vial, el conocimiento y las costumbres del conductor. No es necesario que tu vehículo esté plagado de tecnología ni que sea el último del mercado. ¡La conducción eficiente está al alcance de cualquiera!

Generali_Efficient driving to save gas_Mini grpahics_23.07.212.jpg

Consejos y técnicas de conducción eficiente

¿Quieres poner en marcha algunas técnicas de conducción eficiente? Te mostramos estos consejos para ahorrar gasolina y viajar con seguridad:

1. Optimiza el arranque y puesta en marcha

La conducción eficiente influye desde el momento en el que arrancas el coche. Lo primero que debes tener en cuenta es que no debes pisar el acelerador cuando arrancas el motor.

Si tienes un vehículo diésel, es recomendable que esperes unos segundos antes de iniciar la marcha. Esto sirve para que el motor se lubrique correctamente por todas las partes. En caso de que tu vehículo sea gasolina, no tendrás que esperar antes de iniciar la marcha.

2. La primera marcha, solo para salir

Recuerda usar la primera marcha únicamente para iniciar la conducción. Se recomienda cambiar lo antes posible a la segunda para obtener un mejor rendimiento del motor y evitar un malgasto de gasolina. Como referencia, debes cambiar a segunda pasados los 3 segundos o una vez recorridos 6 metros.

3. Busca las marchas largas

Un coche que circula con marchas largas siempre consigue una conducción más eficiente. Busca las marchas más largas posibles para reducir las revoluciones del motor y ahorrar gasolina durante el viaje.

4. Evita los cambios de velocidad

El aspecto más importante cuando ya estás en carretera es buscar la fluidez en la circulación. Esto incluye evitar frenazos y acelerones que suponen cambios de marcha innecesarios. Debes anticiparte a los posibles obstáculos de la carretera y al resto de vehículos con la distancia de seguridad.
De hecho, aumentar un 20% la velocidad puede aumentar el consumo de gasolina en un 44%. ¡Tenlo en cuenta cada vez que pises el acelerador!

5. Usa el freno del motor

¿Sabías que, cuando reduces de marcha, el motor aplica un frenado al vehículo? Para evitar desgastar tus pastillas, ayúdate del freno del motor cada vez que reduzcas marchas. ¡Te resultará especialmente útil en las rotondas o cuando te aproximes a un semáforo en rojo.

6. Ante la duda, ¡prepara el pie para frenar!

Anticípate a posibles peligros colocando tu pie sobre el freno en caso de duda. Además, recuerda mantener una buena distancia de seguridad con el coche de delante. No solo contribuirá a ahorrar carburante y reducir emisiones de CO2, también aumentará tanto tu seguridad en la carretera como la del resto de vehículos.

7. Modera tu velocidad

Cuando realices adelantamientos también es importante que pongas en práctica el estilo de conducción preventiva. Antes de adelantar, piensa si el ahorro en tiempo será significativo.

Es muy probable que adelantar una o dos posiciones no modifique el tiempo que tardarás en llegar a tu destino, ¡pero sí influirá directamente en tu consumo! No obstante, si decides adelantar en carretera, no debes comprometer la circulación de ningún otro vehículo.

8. ¡No uses el punto muerto en movimiento!

Otro consejo práctico que también te ayudará a tener una buena conducción eficiente durante la circulación es no utilizar el punto muerto en pendientes. ¡Por muy cómodo que resulte, también puede ser peligroso! Además, el consumo será mayor. Recuerda tener alguna marcha metida.

9. Apaga el motor cuando realices una parada

La conducción eficiente también la puedes aplicar en las paradas del vehículo. Siempre que tu estacionamiento vaya a ser superior a los 60 segundos ¡debes apagar el motor! Aunque el vehículo parado funciona a ralentí y tiene un bajo consumo en comparación al momento de la circulación, el consumo de gasolina con el motor encendido es siempre superior.

Generali_Efficient driving to save gas_Mini grpahics_23.07.21.jpg

Elementos o prácticas que aumentan el consumo de combustible

Además de la conducción eficiente, existen diversos factores que aumentarán el consumo de combustible de tu vehículo. ¡Te contamos cuáles son y cómo evitarlos!

Un mal mantenimiento afectará al consumo mucho más de lo que crees. En especial, las pequeñas averías del motor o desperfectos en la carrocería que afectan a la aerodinámica del vehículo.

En ocasiones, un pequeño defecto imperceptible puede estar provocando un mayor consumo de combustible sin que te des cuenta. Para ello, lleva el vehículo al taller de vez en cuando. No se trata de pasar una revisión completa, pero sí conviene que un profesional le eche un vistazo al vehículo. Algunos seguros de coche más completos suelen contar con una red de talleres concertados que agilizarán estas revisiones.

Además, estos son aspectos que tendrás que tener en cuenta para ahorrar gasolina.

  • Reemplaza las bujías, filtros de aire y filtros de combustible. Contribuirán a que el motor funcione correctamente. 
  • Vigila el desgaste de los neumáticos y la presión. Una presión por debajo de la recomendada obligará a tu vehículo a hacer un mayor esfuerzo para circular, por lo que afectará directamente al consumo de combustible.
  • Distribuye correctamente la carga del vehículo. Si llevas mucho equipaje, ten en cuenta su distribución. Si la mayoría del peso recae sobre un mismo punto, el consumo también aumentará.
  • Suministra un combustible eficiente. Aunque resulte paradójico, algunas gasolinas económicas resultan más caras a largo plazo. Su composición no permite al vehículo usar el rendimiento adecuado del motor y provoca un consumo acelerado.
  • Atención con las ventanillas. Si vas a circular por encima de los 80km/h, es recomendable utilizar el aire acondicionado del vehículo y subir las ventanillas. Llevarlas bajadas afectará a la aerodinámica del vehículo y por tanto a su consumo.
  • La baca del vehículo. Aunque esté descargada, siempre afectará al consumo del vehículo. Es recomendable desinstalar en caso de no transportar equipaje. ¿Sabes qué tipo de vaca necesita tu vehículo? Te lo contamos.

Ventajas de la conducción eficiente

Cada vez más personas se suman a este tipo de conducción. No pierdas detalle de todas las ventajas que tiene aplicar una conducción eficiente en tu día a día:

  • Ahorro de combustible. Las técnicas de conducción eficiente permiten ahorrar entre un 10% y un 25% de gasolina. Si lo traducimos a dinero, esto supone un ahorro aproximado de entre 10 y 15 euros por cada depósito, en función de su capacidad.
  • Reduce la contaminación. Esta es probablemente una de las ventajas más importantes de la conducción eficiente. Seguir estas técnicas reducirá las emisiones de CO2 de tu vehículo en un 15%.
  • Mejora el confort de la conducción. Una conducción eficiente evita frenazos, acelerones o cambios de trayectoria repentinos, entre otros. Además, contribuirá a reducir la contaminación acústica del vehículo. ¡Por no hablar de tu estado de ánimo! Evita el estrés al volante incluso cuando te encuentras atrapado en medio de un atasco.
  • Conducción más segura. La conducción eficiente también se relaciona con la conducción preventiva, que es aquella que busca anticiparse a los posibles peligros para evitar el riesgo en mayor medida. Mantener la distancia de seguridad, frenar con antelación o mantener una velocidad constante en la medida de lo posible te ayudará a conducir de manera más segura.
  • Alarga la vida útil del vehículo. Siguiendo algunos consejos, puedes evitar que tu vehículo envejezca más rápido. Desde los amortiguadores, el motor o los frenos. ¡Puedes cuidar la mecánica de tu vehículo con algunos pequeños gestos diarios!

Evita imprevistos y lleva el mantenimiento de tu vehículo al día con el Seguro de Coche de GENERALI. Tendrás a tu disposición una red de talleres concertados, asistencia en viaje, defensa ante multas y ¡muchas ventajas más!

Descubre más sobre seguridad vial esencial con estos consejos:

¿Coche de renting o coche propio?

Cómo conducir una furgoneta de alquiler de forma segura

Cómo colocar la baca del coche correctamente

Cómo convalidar un carnet de conducir extranjero

Dolor de espalda al volante: qué postura adoptar

Cómo conducir de forma respetuosa con el medioambiente

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Whatsapp