El seguro te ayuda si… sufres un percance de viaje por el extranjero

El seguro te ayuda si… sufres un percance de viaje por el extranjero

Para viajeros empedernidos, españoles que viven cerca de la frontera y hacen kilómetros en naciones limítrofes… muchas son las personas que pueden necesitar contratar la cobertura de asistencia en viaje en el extranjero.

¿Eres una de esas personas? Veamos cuáles son las ventajas qué te puede ofrecer esta garantía del seguro de automóviles.

Ventajas de la cobertura de asistencia en viaje en el extranjero

En un artículo anterior ya tratamos de forma general todo lo que puede cubrir un seguro de coche al viajar en el extranjero.

Y la asistencia en viaje juega un papel fundamental. Por eso a contiuación vamos a profundizar en ella, para que sepas todo lo que debes tener en cuenta al contratar una póliza para tu coche.

Coberturas para vehículos

 

Si pasas por el trago amargo de sufrir un accidente o avería con tu coche y estás en el extranjero, disponer de esta cobertura ofrece la posibilidad de contar con la posibilidad de reparación del coche en el mismo lugar en el que se encuentra.

Si el arreglo no fuera posible in situ, se remolcaría el vehículo hasta un taller cercano que tuviera acuerdo con la aseguradora correspondiente para allí realizarse la reparación.

Incluso se puede llegar a repatriar el vehículo a tu lugar de origen en caso necesario, toda una garantía para ti.

Imaginemos, por ejemplo, que nuestro medio de transporte haya quedado atascado en una zanja o caído por un terraplén. Tampoco deberíamos preocuparnos, ya que la asistencia en el extranjero (al igual que en territorio nacional) ofrece la ayuda de una grúa que remolque el vehículo hasta un lugar en el que pueda reanudar la marcha sin problemas.

Cobertura de personas

 

La asistencia personal es también una garantía esencial cuando hablamos de este tipo de seguros. Si el coche no puede circular, tanto la persona asegurada como sus acompañantes pueden tener la tranquilidad de contar, gracias a su seguro, con los medios necesarios para trasladarse al lugar al que precisen (siempre dentro de un límite presupuestario, claro).

Esas son las coberturas más habituales y comunes, pero un seguro de asistencia en carretera puede proporcionar otras como gastos de defensa legal o anticiparnos dinero en caso de tener que pagar una fianza judicial en el extranjero o de quedarnos sin medios de pago para continuar nuestro viaje.

Además, como no todas las dificultades se resuelven con dinero, la cobertura de asistencia en viaje en el extranjero también puede hacerse cargo de otras situaciones especiales:

  • Acompañamiento de menores en caso de fallecimiento
  • Traslado a un centro hospitalario
  • Gastos médicos
  • Repatriación en caso de sufrir heridas o incluso la muerte a consecuencia de un accidente
  • El desplazamiento de un acompañante familiar si es necesaria hospitalización, etc.

Otras coberturas de la asistencia en viaje

 

Esta garantía puede llegar a ser muy completa, con coberturas menos habituales pero que se antojan de utilidad como el envío de piezas de recambio (si no fuera posible disponer de ellas en el lugar de reparación del vehículo); la posibilidad de disponer de otro vehículo de alquiler o incluso el envío de un conductor profesional al lugar del siniestro en caso de que ninguno de los viajeros esté en condiciones de conducir.

Otras posibilidades son la colaboración en la búsqueda y reenvío de equipajes y efectos personales perdidos o sustraídos, y hasta el acompañamiento de menores o minusválidos en el caso de que el tomador del seguro no pueda hacerse cargo de ellos.

¿En qué países puedo usar la cobertura de asistencia en carretera?

 

En cuanto a los países en los que tiene validez este seguro de asistencia en viaje lo habitual es que al menos sea efectivo en las naciones del espacio económico europeo.

En este ámbito tu vehículo ya cuenta con cobertura de Responsabilidad Civil gracias al convenio Carta Verde, cuyo objetivo, como documento internacionalmente aceptado, es que pruebe la existencia de seguro y asegurar a las víctimas de accidentes causados por vehículos extranjeros.

Pero no olvides que la Carta Verde no incluye la asistencia, por lo que contar con esta garantía en el extranjero te puede ser de gran ayuda en caso necesario.

Caso práctico de asistencia en viaje por el extranjero

 

A Gustavo le hacía tanta ilusión el viaje como a su hija Irene… o incluso más.

Como padre separado que era tenía menos momentos que antes para compartir tiempo con ella, y tras no haber podido disfrutar de unas buenas vacaciones el pasado año por culpa del coronavirus, ahora se resarciría con creces.

Había planeado una gran ruta por carretera de 20 días por el Mediterráneo, disfrutando de la costa española, francesa, italiana y llegando hasta los Balcanes, donde visitarían Eslovenia, Croacia y Montenegro.

Una paliza de coche, sí… pero una perspectiva de viaje maravillosa, una buena aventura que disfrutar con su hija mientras recorrían Europa.

Y es cierto que lo disfrutarían, y mucho, pero también que tuvieron un par de experiencias bastante desagradables que por lo menos pudieron solucionarse rápida y eficazmente gracias a contar con un buen seguro de coche con una amplia cobertura de asistencia en viaje.

¿Sabéis esos viajes que salen un tanto gafados? Pues este es un buen ejemplo, pese a lo cual lo bueno acabó pesando más que lo malo y padre e hija conservaron finalmente un buen recuerdo… y dos anécdotas que en el momento no tuvieron ninguna gracia.

Salida de la vía, grúa y remolque

 

La primera de ellas sucedió en la costa de Italia, cerca de Génova, en una jornada en la que habían madrugado para aprovechar bien el día.

Recorrían tranquilamente una carretera al borde de la playa cuando tras tomar una curva el sol del amanecer deslumbró por completo al conductor, que sin poder ver con claridad la vía acabó saliéndose de ella.

Dentro de lo que cabe tuvieron fortuna, pues el vehículo se salió de la vía para meterse en una playa aún desierta, así que no colisionó con nada ni con nadie y ni el coche ni sus ocupantes sufrieron ningún daño.

Pero sí que quedó embarrancado en una zona de arena que dejó varado al automóvil. Los intentos para volver a la carretera, que estaba a diez metros escasos, fueron en vanos, pues la arena no dejaba que las ruedas hiciesen tracción.

Sólo una grúa podía remolcar el coche, pero… ¿el seguro podría hacerse cargo de esta operación?

Sí, ya que el conductor disponía de un seguro a todo riesgo y podía hacer uso de la garantía de asistencia en carretera, efectiva en todos los países de la Unión Europea.

Entre sus coberturas se incluía la de rescate del vehículo, de gran utilidad para un caso como éste. Así que, poco después de comunicar la incidencia a la compañía de seguros, apareció una grúa que remolcó al coche y le devolvió sin problemas a la carretera sin ningún coste adicional.

De esta manera el accidente, por fortuna, no costó ni un solo euro y sólo supuso una hora de demora y un disgusto que se olvidaría pronto gracias a un buen baño en la siguiente playa que encontraron.

Asistencia médica

Tras dejar atrás Italia los viajeros disfrutaron de la maravillosa costa de Eslovenia y Croacia antes de llegar a Montenegro, donde por desgracia vivirían otra mala experiencia.

La niña empezó de golpe a notar un repentino y fortísimo dolor en el abdomen que le provocó incluso vómitos. Su padre estaba tan bloqueado y nervioso por la situación, y más encontrándose en un país extranjero y desconocido, que sólo acertó a llamar al seguro, pues no se encontraba en condiciones de seguir conduciendo y debía hacerse cargo de su hija.

La aseguradora se encargó de proveer un servicio de ambulancia, que llevó a la pequeña al centro hospitalario más cercano. El diagnóstico era claro: apendicitis. Así que Irene fue operada sin perder tiempo y debió pasar un par de noches en el hospital para estar mejor cuidada durante su recuperación.

Estaréis pensando en que este imprevisto debió costarle un ojo de la cara a Gustavo, pero nada más lejos de la realidad.

La cobertura de asistencia en viaje -que era válida no sólo en la Unión Europea sino también en ese país- proporcionó, por un lado, la garantía de traslado sanitario, y por el otro se hizo cargo de los gastos médicos, quirúrgicos, farmacéuticos y de hospitalización, así que cubrió desde la operación a la manutención, pasando por la atención médica e incluso el coste de los medicamentos administrados.

Dos días más tarde, la niña se encontraba mucho mejor y los aventureros retornaron tranquilamente a casa para descansar de este viaje tan ajetreado, un periplo que incluso con el paso del tiempo acabaron recordaron con cariño.

Por suerte el seguro había estado allí para ayudar a que sus males fueran menos. Su cobertura de asistencia en carretera estaba preparada para ofrecer respuesta ante esos y mil percances más en caso de que se hubiesen producido, facilitando a sus asegurados tantas garantías que nos hemos quedado sin espacio en este post para detallarlas.

¿Te ha quedado alguna duda sobre la importancia de la cobertura de asistencia en viajes por el extranjero?

Cuéntanosla en los comentarios y trataremos de orientarte personalmente.