Logo GENERALI
Logo GENERALI

Desde dolor en las espinillas al codo de tenista, las lesiones deportivas más habituales pueden aparecer al practicar deportes muy diversos como correr, jugar al pádel e incluso bailar salsa. Por desgracia, también pueden derivar en algo más que unas horas con molestias, ya que algunas lesiones pueden provocar problemas a largo plazo. Es muy importante saber cómo prevenir estas lesiones deportivas en lugar de lidiar con ellas una vez aparecen. Te mostramos las 3 lesiones deportivas más comunes y qué deportes recomienda el personal sanitario para evitarlas de forma eficaz.

Esguince de tobillo

Si alguna vez has realizado deporte de manera prolongada, es probable que hayas tenido un esguince de tobillo. Estas lesiones deportivas aparecen cuando el pie se tuerce hacia un lado a la hora de ponerlo en el suelo. Se calcula que 1 de cada 10.000 personas se tuerce el tobillo al día. Esta lesión provoca dolor e inflamación. En función de la gravedad, es posible que resulte complicado aguantar el peso del cuerpo con el pie. Un esguince de tobillo puede suceder al practicar cualquier deporte, pero es más frecuente en deportes en los que se salta y se realizan movimientos rápidos, como el fútbol, el baloncesto e incluso algunos tipos de baile.

Prevención: Tal y como explican los expertos de Unidad Médica Angloamericana, es posible que el esguince venga de la mano de una pequeña fractura o rasgadura del ligamento, por lo que es muy importante saber cómo evitarlo. Desde la Fundación Rafa Nadal también nos recomiendan seguir un enfoque preventivo de forma que nos aseguremos de que llevamos el equipamiento adecuado (como unas zapatillas con refuerzo en el tobillo) y calentar y estirar. Esto ayuda a preparar el cuerpo para el ejercicio. También deberías tener en cuenta tus límites y no intentar forzar tu cuerpo directamente, en su lugar, hazlo de forma gradual.

Dolores de rodilla

Estas lesiones deportivas muy comunes entre corredores, sobre todo para aquellos que corren sobre superficies rígidas, como el asfalto. El término médico para estos dolores de rodilla es el síndrome de estrés tibial intermedio. Esta lesión aparece debido al sobresfuerzo o estrés repetitivo de los músculos de la tibia, lo que provoca dolor, inflamación y sensibilidad que no desaparece después de entrenar.

Prevención: En la sección Familia sana del periódico ABC encontramos una serie de consejos prácticos para lidiar con este problema tan doloroso. Recomiendan calentar y estirar, mantener un buen tono muscular mediante la práctica de otros deportes, como la natación, aumentar poco a poco el ritmo del entrenamiento, cuidar la técnica al correr y elegir el calzado adecuado. La fisioterapeuta Virginia Moreno también recomienda analizar la pisada para fortalecer o relajar algunos músculos específicos y evitar que la rodilla tenga un movimiento interno excesivo, además de aplicar hielo ante la inflamación y los dolores.

Codo de tenista

El codo de tenista consiste en la inflamación de los tendones de dicha zona. Se trata de una lesión por repetición que afecta a los amantes del deporte (y no solo a los tenistas): levantar pesas, jugar al bádminton o pádel y al golf son los principales motivos de la aparición de esta lesión.

Prevención: Usar el equipamiento adecuado para tu tamaño y tu fuerza, calentar correctamente y evaluar tu técnica son algunas de las mejores formas para evitar lesiones deportivas como el codo de tenista, según el blog deportivo dedicado al pádel, Padelnuestro. También deberías probar varias empuñaduras para encontrar la adecuada y tomarte descansos para que los músculos puedan relajarse después de un ejercicio prolongado y extenuante.

Aunque los consejos sobre la prevención y el tratamiento dependen de la lesión deportiva de la que hablemos, añadir una serie de hábitos sencillos a tu rutina de ejercicio te ayudará a evitar gran variedad de problemas. Asegúrate de calentar y estirar correctamente antes de practicar deporte y utiliza siempre el equipamiento adecuado para la actividad que vayas a realizar. Si tienes alguna duda, ponte en contacto con un profesional médico para un correcto asesoramiento.

Cuida de ti mismo y mejora tu bienestar con Generali a tu lado.

¡No pierdas pronto los buenos hábitos con nuestros consejos Más que Seguros sobre vida saludable!:

Consejos para lidiar con el estrés

¿Qué es el trastorno afectivo estacional (tae)?

Lugares inesperados donde se esconden los gérmenes

Alimentos que mejoran el estado de ánimo

Cocinar sano en familia

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Whatsapp