Logo GENERALI
Logo GENERALI

El calentamiento global es un problema que afecta a todos los seres que habitan el planeta. Las consecuencias de este cambio climático como las temperaturas cada vez más extremas, catástrofes naturales frecuentes o los problemas de sequía en gran parte de los cultivos de España son evidentes, y las notamos en nuestro día a día.

A pesar de ello, los seres humanos buscamos alternativas para combatir las altas temperaturas o proteger nuestra vivienda de una inundación. Pero, rara vez pensamos en las consecuencias que el cambio climático pueden suponer para nuestras mascotas.

¿Sabes realmente en qué afecta el calentamiento global a tu perro o gato? ¿Cómo debes tenerlo en cuenta a la hora de mantener el acuario de las tortugas o peces? A continuación te contamos cómo ayudar a que tu mascota no sufra tanto por el cambio climático.

Consecuencias del cambio climático en las mascotas

Aunque nos parezca anecdótico, la alteración de los ritmos en las estaciones del año perjudica a todo el ecosistema, ¡incluidas nuestras mascotas! Los desajustes en las temperaturas provocan la proliferación de parásitos y modifican sus ritmos fisiológicos.

Te enseñamos cómo limpiar tu hogar de forma eficiente y evitar las plagas más comunes.

De hecho, el ser humano combate mejor los cambios en la climatología que muchos animales. Estas son las consecuencias que tiene el cambio climático sobre tus mascotas para que puedas prevenir enfermedades y problemas de salud.

Aumento en el número de parásitos e insectos

Las altas temperaturas traen también consigo una mayor proliferación de colonias de parásitos en el ambiente. Tanto es así que el 83% de los veterinarios cree que la salud de las mascotas se ve perjudicada por el cambio climático.

El calor es un caldo de cultivo para todo tipo de parásitos perjudiciales. En concreto, el cambio climático ha provocado que las pulgas y garrapatas alarguen su periodo de vida y formen colonias más grandes. Así ocurre también con los mosquitos que viven en charcas y pozos de agua estancada. Otros como el gusano del corazón o los parásitos intestinales también suponen un riesgo, pues anidan en órganos vitales de la mascota y le provocan graves enfermedades.

Las picaduras de los parásitos pueden resultar molestas a nuestras mascotas, pero también pueden transmitirles enfermedades. La Lyme, por ejemplo, es una infección bacteriana transmitida por las garrapatas que puede ocasionar artritis, deformación de las articulaciones o fiebre. Por no hablar de la leishmaniosis. Es especialmente característica en la zona del mediterráneo, y la picadura del mosquito que la transmite supone problemas de salud crónicos en las mascotas.

¿Sabías que los canarios y periquitos son propensos a tener lombrices? Estos parásitos intestinales provocan gran número de enfermedades en las aves y proliferan con las altas temperaturas. Un síntoma claro son los pequeños puntos blancos en las heces.

¡Consejo! Recuerda acudir a la consulta veterinaria para desparasitar a tu mascota. Además, también puedes usar repelentes eficaces en forma de gotas o de collar, para mantener a los insectos a raya.

Problemas del sistema respiratorio

La alta contaminación de las ciudades junto a los cambios de temperatura provocan un debilitamiento del sistema respiratorio de las mascotas. Son frecuentes afecciones del sistema respiratorio como la faringitis, laringitis, la tos de las perreras o la pulmonía canina.

¿Cómo prevenirla? Evita los cambios bruscos de temperatura, sobre todo durante los meses fríos del año. Además, si vas a sacar a tu perro cuando esté lloviendo, ¡no olvides secarle bien después! También puedes ponerle alguna prenda impermeable para protegerlo de la humedad y el frío.

Alteración del periodo fértil

La climatología cada vez más cambiante también tiene efectos sobre el periodo fértil de algunos animales. En el caso de las gatas, por lo general, el celo solo dura quince días en primavera, verano y otoño. Sin embargo, el cambio climático ha provocado que el periodo fértil se extienda a lo largo del tiempo.

¡Recomendaciones! Si tu gata tiene celo, no olvides mantener su arenero lo más limpio posible. Además, trata de cepillarla y acariciarla, pues posiblemente demandará tu atención y cariño.

Golpes de calor

¿Habías escuchado hablar de los golpes de calor en perros? Las cada vez más intensas temperaturas durante el verano provocan que su organismo no sea capaz de regular la temperatura corporal. Para saber si está padeciendo uno, fíjate en los siguientes síntomas de golpe de calor en perros:

  • Respiración jadeante y muy forzada.
  • Tambaleo o dificultades para moverse.
  • Mucosas y lengua azul.
  • Alteración en la saliva.

Los golpes de calor en mascotas no solo afectan a aquellas que salen a la calle. Los conejos y roedores sufren las altas temperaturas de una forma más acuciante. Su pelaje está diseñado para protegerlos de los fríos inviernos, pero no del calor. Las temperaturas entre 27º y 30º les resultarán sofocantes, especialmente si la hembra está en periodo de gestación.

Este verano puedes optar por llevarles a un lugar de costa, donde las temperaturas se suavizan. Estas son las 6 mejores playas en España para llevar a tu perro

Problemas con el pelaje

El cambio en el pelaje es un fenómeno que se da cíclicamente en muchas mascotas. Los perros y gatos, por regla general, suelen mudar su pelaje en verano y otoño. Sin embargo, las estacionalidades cambiantes pueden provocar que lo acaben haciendo incluso varias veces al año.

Las aves también suelen cambiar sus plumas. Dependiendo de la especie, esto puede ocurrir cada 2 o 3 años. Sin embargo, el cambio climático y las temperaturas irregulares podrían provocar la caída de plumas y calvas en su piel.

Esto puede ser un problema a la hora de alquilar un piso con mascotas, ¿sabes si está permitido?

Dificultades para hibernar 

Algunas especies de reptiles, como las tortugas, pueden tener dificultades para hibernar debido a las condiciones climáticas. Si es así, sufrirán un adormecimiento profundo y dejarán de comer, llegando incluso a morir de hambre.

También puede afectar a la hibernación de algunos roedores. Aun así, por regla general este tipo de especies no deberían tener la necesidad de hibernar cuando los tienes en casa.

¡Consejo! Si tu hámster o cobaya entra en periodo de hibernación querrá decir que la temperatura del ambiente es demasiado baja. Se recomienda tratar de despertarlo frotándolo suavemente para intentar que entre en calor. Podrían pasar entre 3 o 4 horas hasta que recobre la actividad por completo. Y, por supuesto, ¡evita las temperaturas por debajo de 15ºC!

Proliferación de bacterias en el acuario

Las altas temperaturas afectan al metabolismo de los peces en tu acuario. Además, se producirán mayor cantidad de residuos perjudiciales que aumentará el riesgo de infecciones. Para ello, recuerda mantener la temperatura constante y evitar que suba demasiado. Si tienes peces tropicales, la temperatura ideal es de 25ºC mientras que si son de arrecife, conviven más cómodos a 24ºC.

¡Evita hacerlo! Si la temperatura del acuario está demasiado caliente, no debes echar agua fría ni hielo. Los cambios bruscos de temperatura afectarán a tus peces y tortugas. Trata de enfriarla bloqueando la radiación solar directa.

Consejos para la seguridad de las mascotas

¡Echa un vistazo a estos consejos para cuidar de tus mascotas y mantenerlas sanas!

  • Ten a tu mascota siempre identificada con un microchip. Facilitará su localización si se pierde. Recuerda que es obligatorio si tienes mascotas domésticas. Su precio oscila entre 30 y 50 euros y cualquier veterinario puede colocarlo.
  • Tapa bien la basura. La comida en descomposición, especialmente cuando hace calor, puede llegar a ser tóxica. Evitarás que tu mascota enferme si le da por hurgar en el cubo de basura.
  • ¡Mantén alejadas las bolsas de plástico! Ya sabemos que a las mascotas les encanta jugar con todo lo que pillan. Sin embargo, las bolsas incrementan el riesgo de asfixia. ¡No te pierdas estos consejos para decorar tu casa a prueba de mascotas!
  • Protege a tu mascota de las bajas temperaturas. Los peces y las tortugas son especialmente vulnerables al frío. Instala un calentador de agua en el acuario.
  • Desparasita a tu mascota con frecuencia. Consulta con el veterinario el calendario de desparasitación en función del animal que tengas en casa. ¡Mantendrás a todo tipo de parásitos alejados!
  • ¡Cuidado con los collares que usas! Algunos collares de perros pueden provocar irritación en la piel o aumentar el riesgo de asfixia. Opta por uno homologado. Tampoco se recomienda colocar cascabeles a los gatos. Su oído es muy sensible a los sonidos y podría afectar a su audición.
  • Acondiciona la jaula. Asegúrate de instalar perchas en tu jaula de pájaros para que se puedan divertir. ¡Eso sí! No las coloques nunca sobre los comederos o bebederos, ya que las heces podrían infectar de parásitos su alimentación.

 

¿Todavía no cuentas con un seguro para tu mascota? En GENERALI tenemos Seguros de Responsabilidad Civil para cualquier daño material o personal. ¡Consúltanos sin compromiso!

¿Aún no te decides qué mascota es la más adecuada para tu hogar y tu familia? te damos algunas ideas.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Whatsapp