Cómo evitar robos en casa en verano y qué cubre tu seguro de hogar

Cómo evitar robos en casa en verano y qué cubre tu seguro de hogar

Aquí te proponemos una serie de consejos útiles para prevenir los robos en casa, ahora que se acerca la época favorita de los amigos de lo ajeno: el verano. Minimiza los riesgos con tus objetos de valor y tu propia seguridad, y si lo estimas necesario contrata un seguro apropiado. ¡Lee aquí y te enterarás de todo!

8 tips para evitar robos en casa

Para empezar, pensemos en cómo evitar que roben en tu casa o, mejor aún, cómo evitar que entren a robar en tu casa. No puede conseguirse con total garantía de éxito, pero sí reducir las posibilidades al mínimo siguiendo una serie de pautas.

Evita publicar en las redes sociales

Es realmente arriesgado aportar información que nos puede perjudicar, como que estamos de vacaciones. Millones de personas pueden tener acceso a nuestras redes sociales, así que mejor ser discretos y controlar las ganas de compartir o presumir. Solo, en tal caso, con gente de confianza y en el cara a cara, nunca por internet. ¿Cómo evitar robos en casa? En primer lugar, siendo precavidos.

Aparenta que la casa no está vacía

Algún detalle que haga pensar desde el exterior que la casa sigue ocupada puede ayudar a disuadir a posibles ladrones de intentarlo, convirtiéndose en una de las trampas para evitar robos más eficaces. Por ejemplo, no bajando por completo las persianas de tu hogar o manteniendo la electricidad (ya que varios delincuentes timbran a las casas para conseguir información al respecto). Cuidado con dejar la ropa tendida: si está demasiado tiempo expuesta dará una información clara de que el hogar está vacío.

Instala una alarma

Una alarma resulta de gran utilidad si buscas cómo evitar los robos en casa en verano, así como otras medidas de seguridad: cámaras que permitan vigilancia 24 horas, puertas blindadas, barrotes, bisagras reforzadas… Sin caer en la paranoia ni en la sobreprotección, siempre valorando la importancia y utilidad de cada medida.

Cierra bien la casa

Es una obviedad, pero hay gente que se pasa de confiada. Recuerda cerrar bien las puertas con el máximo de vueltas posibles a la llave, así como las ventanas u otras posibles vías de entrada.

No escondas las llaves en lugares previsibles

El buzón, las macetas o las cajas de contadores son lugares demasiado previsibles para dejar nuestras llaves. Los ladrones se las saben todas, así que no se lo pongamos demasiado fácil.

No dejes dinero ni objetos de valor en el domicilio

Mejor no dejar dinero en efectivo, ni joyas ni objetos de valor en la casa. O, si se hace, siempre será mejor guardarlos en una caja fuerte con clave complicada (nada de poner 1234 o códigos de ese tipo). Tampoco está de más la realización de un inventario de los objetos de valor, con fotografías que amplíen la información y puedan ayudar en caso de tener que presentar una denuncia

Solicita la ayuda de un vecino de confianza

¿Cómo evitar que roben en casa cuando estoy de viaje o, por lo menos, cómo ponerlo todavía más difícil? Si podemos pedirle el favor a algún vecino en el que se tenga confianza de realizar alguna visita a la casa, encender las luces ocasionalmente y echar algún vistazo para asegurarse de que todo está correcto, mejor. Deberemos darle nuestro contacto para que nos avise si algo sucede o sospecha que puede ocurrir.

Informa si algo te escama antes de irte

Si ves algo que te haga sospechar o tienes algún temor o recelo no está de más no sólo adoptar las medidas necesarias y tomar nota, sino incluso avisar al 112 para ponerle al corriente de la situación

Métodos más frecuentes de robo

Si es en un chalet

Muchos se preguntarán cómo evitar robos en chalet dadas sus condiciones especiales. De entre todas las viviendas son quizás el blanco más peligroso, especialmente si se encuentran apartados de otros hogares o semi-aislados. Algo que también sucede en el caso de muchos locales ubicados en zonas industriales, semidesérticas en fines de semana y periodos de vacaciones.

Esta circunstancia puede permitir a los ladrones hacer ruido durante su operación, lo que aumenta en mucho sus opciones de robo. Una técnica habitual es la drilling, método rápido y agresivo en el que se utiliza un taladro que destruye el canal del cilindro de la puerta por dentro, dejando un importante destrozo material.

Luego, claro está, pueden utilizarse las técnicas tradicionales: forzar la cerradura de una puerta, romper la mosquitera de una ventana, torcer los barrotes de una reja o incluso hacer un agujero en una pared con un martillo o una maza, lo conocido como un butrón.

Si es en casa de campo o casa de verano

Los riesgos son muy similares a los anteriores, por los mismos motivos, así que habrá de nuevo que preguntarse cómo evitar robos en casa de campo si tenemos esa propiedad.

También son hogares de un especial riesgo pues generalmente permanecen abandonados durante larguísimos periodos al año. En ese sentido de nuevo viene bien tener a alguien de confianza que viva cerca de nuestra segunda residencia para que nos pueda echar una mano a la hora de prevenir robos e informarnos.

Si es en pisos, oficinas o negocios

En estos casos lo que debe primar para los maleantes es el silencio. Por eso una técnica muy utilizada es el robo con ganzúa e hilo de lana, lo que puede suplir la función de una llave sin hacer prácticamente ruido.

Otros métodos bastante utilizados son el bumping, que precisa de una llave especial y una herramienta que consigue alinear los pistones, y el snapping, técnica más violenta en la que se arranca el cilindro de la cerradura para después girar el rotor con un destornillador.

Qué hacer en caso de robo

En primer lugar, no tocar absolutamente nada en la casa y dejarla tal y como se encontró, para ponerse de inmediato en contacto con la policía o la guardia civil con el fin de realizar la denuncia.

Hay que acudir con la necesaria identificación y aportar los documentos que prueben que eres el propietario tanto del continente como del contenido de la casa, ofreciendo toda la información que pueda resultar de utilidad respecto a las personas que han podido realizar el robo, el entorno en el que se ha efectuado o la situación en la que se ha producido el siniestro. Las fotografías pueden ayudar, y mucho, a la hora de aportar más datos.


Después, si se dispone de un seguro de hogar, comprobar si entre sus coberturas se encuentra la de robo. Si es así habrá que conocer de qué manera nos ampara esta garantía y con qué límites, para después ponerse en contacto con la aseguradora con el fin de informarle de lo ocurrido.

Cómo contratar un seguro en caso de robos

Si queremos curarnos en salud, es una gran idea contratar un seguro de hogar que cuente con cobertura de robo o un seguro de robo para empresas. GENERALI cuenta entre sus garantías con la de robo y vandalismo, que cubre tanto los daños al continente asegurado a consecuencia de un robo o su intento como a los bienes en su interior, siempre que se hayan asegurado. Entre otras coberturas de utilidad, la aseguradora facilita la reposición de llaves y cerraduras -incluso en el caso de extravío de llaves si se ha contratado esta ampliación optativa-.