Seguro de hogar e inquilinos ¿están cubiertos?

Seguro de hogar e inquilinos ¿están cubiertos?

¿Vas a alquilar tu casa? ¡No tan rápido! Espera, debes saber todo esto sobre el seguro de hogar y sus coberturas para el inquilino, pues puede resultarte de sumo interés. Estamos convencidos de que quieres conocer y ver más al respecto, así que te invitamos a que leas este post con atención.

¿Qué cubre el seguro de hogar si alquilo mi vivienda?

Todo depende de las coberturas del seguro que se haya contratado. Algunos propietarios utilizan el seguro básico de hogar aún destinándolo a alquiler, lo que puede suponer un riesgo, pues generalmente sólo cubre al tomador, ya que se debe especificar en su póliza a qué uso está destinada la vivienda.

Un buen producto de hogar debe amparar tanto el continente de la casa (estructuras como paredes, puertas, ventanas, muros, vallas, instalaciones fijas de agua, electricidad o telefonía) como el contenido, los bienes materiales que se encuentran en ella, desde muebles a electrodomésticos pasando por todo tipo de objetos.

Pero un seguro de alquiler debe contemplar especialmente las coberturas más importantes para el arrendador, como puede ser:

  • Responsabilidad civil del arrendador, que se encarga de los posibles daños personales y materiales causados al inquilino.
  • Defensa jurídica del arrendador, de utilidad para asesorar al propietario en cuestiones jurídicas o gestionar una reclamación a la persona que vive en un piso de nuestra propiedad.
  • Daños malintencionados del inquilino, amparando los desperfectos causados a la vivienda con intención de destruir que fueran imputables al arrendatario tras el desalojo o abandono del domicilio.
  • Impago de alquileres, que prevé una compensación económica -hasta la cantidad y el periodo que se hubiesen asegurado- por el impago del alquiler hasta el desahucio del habitante moroso.

¿Qué seguro debería contratar si alquilo mi vivienda?

Como siempre, queda a la decisión del tomador. Tal vez nos fiemos plenamente de la persona a la que le alquilamos la casa y decidamos que no es necesario realizar ninguna otra gestión y que con un seguro básico de hogar nos baste para responder ante esta situación.

Pero, como apuntábamos antes, este producto no cubre nunca a ambas partes en el mismo contrato, por lo que lo más idóneo es que cada uno suscriba su propia póliza, centrando las coberturas en sus propios intereses.

¿Es obligatorio el seguro de hogar para el inquilino?

No lo es, pero no significa que no sea recomendable ya que siempre es recomendable que el inquilino cuente con su propio seguro de hogar que le cubra en su condición de inquilino. Pero por defecto, como ya se ha comentado, la póliza cubre al  tomador, que por algo es quien paga las primas y generalmente es además el propietario de la vivienda.

Un seguro de hogar para inquilinos es similar a otro producto asegurador de hogar, aunque con dos importantes diferencias: generalmente no tiene cobertura para el continente, aunque se puede contratar en modalidad de primer riesgo, y puede incluir garantías concretas con el objetivo de hacer frente a posibles reclamaciones del propietario.

Por ejemplo, la responsabilidad civil del inquilino en caso de que se produzca algún siniestro que tenga consecuencias en la vivienda. Y por supuesto se puede incluir el contenido, es decir todas las pertenencias del arrendatario (mobiliario, enseres, objetos), asegurar estas contra incendio, robo o daños por agua y contratar una amplia lista de garantías.

¿Quién paga el seguro de hogar, el inquilino o el arrendador?

Como ya hemos visto, lo lógico es que cada parte pague su propio seguro, cualquier otra opción forma parte de las casuísticas de la negociación entre las partes, que no afectan a este tema asegurador,

Todo dependerá del acuerdo al que lleguen el arrendatario y el arrendador, disponiendo estos de libertad para elegir la mejor opción para ambos. Pero esa es otra historia.